top of page
  • Foto del escritorRaquel González

8 planes perfectos para los más románticos en Castilla y León

San Valentín siempre es una excusa perfecta para realizar una escapada en pareja, pero en realidad cualquier momento sirve para desconectar del ajetreo de las ciudades y la rutina. Además, hacerlo en la comunidad autónoma más extensa de nuestro país implica poder descubrir lugares llenos de magia, embrujo y encanto.


Suena tentador, ¿verdad? Pues no te pierdas los 8 planes románticos que os hemos preparado. ¡Apunta!



1. Observar el cielo estrellado de Babia, León


Si hay algo que nos encanta de nuestros municipios es la falta de contaminación lumínica que permite la observación de nuestro cielo de una manera totalmente diferente a la de los grandes núcleos de población.


Parque Estelar Babia
Parque Estelar Babia. Fuente: Ayuntamiento de Cabrillanes

Son muchos los lugares de Castilla y León que permiten realizar esta actividad pero hemos decido destacar esta zona porque ofrece muchos más atractivos, como rutas de senderismo u oasis de desconexión.


Desde el año 2013 observar estrellas en Babia está reconocido como parque estelar. Una ventana al firmamento que asegura el derecho a la luz de las estrellas, un espacio donde contemplar uno de los cielos más bellos del mundo. En soledad o en compañía. Sin duda, esta es la manera en la que la locución “estar en babia” recoge el más bonito de los significados.



2. Navegar por los Arribes del Duero


En el oeste de Zamora y Salamanca, donde el río Duero se convierte en frontera con Portugal y se encajona formando los cañones más profundos y extensos de toda la Península Ibérica, se encuentra la comarca de Arribes del Duero. Un espacio privilegiado en el que destacan la belleza de su paisaje y una rica y variada fauna y flora.


El Corazón de los Arribes, por ejemplo, es una de las embarcaciones que realiza paseos por su caudal y permite disfrutar de las vistas de interesantes y bellas localidades, como la villa de Fermoselle o San Felices de los Gallegos, ambas declaradas Conjunto Histórico Artístico.


Los arribes del Duero
Los Arribes del Duero

Tranquilidad, agua, paz, el cantar de las distintas especies de aves que conviven en este privilegiado entorno… Una mezcla perfecta para l@s más romántic@s.



3. Vivir la magia de la ruta de las cascadas, en Burgos

Seguimos disfrutando de la naturaleza, pero viajamos hasta la provincia burgalesa, por la que discurren numerosos ríos y sus afluentes.


En ella podemos encontrar lugares tan espectaculares como el Salto del Nervión, la mayor cascada de la península ibérica, situada en plena comarca de las Merindades entre iglesias y vestigios románicos. Sin olvidarnos del municipio de Tobera, a tan solo 2 kilómetros de Frías. Su ruta fluvial comienza a los pies de la ermita de Nuestra Señora de la Hoz y acaba en una espectacular cascada que atraviesa el puente de la localidad. Un paseo ideal para realizar en pareja y que seguro que habrás visto en más de una publicación de Instagram.


Cascada de Orbaneja del Castillo
Cascada de Orbaneja del Castillo

También tenemos una recomendación para los amantes de la historia en Irús, situado en el Valle de Mena. Allí el río Hijuela desciende a trompicones ante la mirada de una antigua calzada que sus vecinos atribuyen a los romanos y desde donde te sorprenderán dos saltos de agua de extraordinaria belleza.


Otro plan inigualable es dejarse acariciar por la tupida cortina de agua de una cascada, como es el caso del salto de La Mea, muy cerca de Quintanilla de Valdebrodes y Puentedey. Para llegar a ella, tan solo hay que recorrer casi medio kilómetro de filigranas naturales que se van estrechando, formando un pasillo rocoso que te abraza hasta quitarte el aliento. Al final del mismo, se encuentra el salto de agua. Incluso podrás introducirte en su interior para admirar su belleza in situ.



4. Contemplar la caída del Sol en Urueña, Valladolid


Decía Roberto Gervaso, periodista y escritor italiano, que “cuando un atardecer no nos provoca ninguna emoción, significa que el alma está enferma”. Y es que, la caída del sol refleja unos colores en el cielo que logran dejarnos absolutamente hipnotizados, hasta que ese gran círculo naranja se esconde por completo.



Atardecer en Urueña
Atardecer en Urueña

En nuestros municipios existen muchos puntos desde los que observar esta maravilla de la naturaleza, pero nos quedamos con Urueña, famoso por su condición del Villa del Libro. Desde lo alto del adarve que recorre buena parte de su muralla, se divisan esos atardeceres de ensueño que nunca se olvidan.


¡Recomendación! Antes o después del gran momento, no dejes de pasear por sus calles y entrar en cada una de sus nueve librerías (es el único pueblo de España que tiene más librerías que bares por habitante).



5. Date un capricho en algún Restaurante Michelín


Si hay algo de lo que debemos estar orgullosos es de nuestra gastronomía. Y la Guía Michelín lo sabe muy bien. Por eso, en nuestra Comunidad disponemos de 20 restaurantes reconocidos con alguna estrella Michelín, la mitad de ellos localizados en municipios.


Benavente, Castroverde de Campos, Quintanilla de Onésimo, Matapozuelos, Miranda de Ebro (por partida doble), Navaleno, Peñafiel, Ponferrada y Sardón de Duero pueden presumir de contar con este logro.




Dicen que a muchas personas se las conquista por el estómago, así que, este puede ser el plan perfecto para aquellos que disfrutan de la armonía de los sabores de una buena comida, la calidad de los ingredientes, de las técnicas rompedoras o de un buen servicio. Criterios fundamentales para los expertos que otorgan estos galardones cada año.



6. Disfrutar de la tranquilidad de una casa rural


Casas y hoteles rurales, posadas, hostales, paradores… Castilla y León dispone de una amplia red de establecimientos rodeados de entornos espectaculares. Precisamente la riqueza paisajística de la Comunidad y la calma que trasmiten la mayor parte de sus rincones, convierten a estos emplazamientos en puntos perfectos para disfrutar de un momento íntimo y especial en pareja.




Además, los hay para todos los gustos. Desde los más sencillos para aquellos que solo buscan alejarse del bullicio de la ciudad; hasta los más sofisticados, dedicados a personas que prefieren un alojamiento con SPA, jacuzzi privado, piscina…



7. Visitar una bodega y realizar una cata


¿Sabías que Castilla y León es la segunda Comunidad Autónoma con mayor superficie de viñedo (80.237 hectáreas)? Lo que supone un 8’5% de la extensión nacional.


Nada más y nada menos que nueve Denominaciones de Origen corroboran la importancia del sector vitivinícola en esta tierra: DO Arlanza, DO Arribes, DO Bierzo, DO Cigales, DO Ribera del Duero, DO Rueda, DO Tierra de León, DO Tierra del Vino de Zamora y DO Toro.



Muchas son las bodegas que permiten las visitas a sus terrenos, con el valor añadido de las explicaciones de expertos y la realización de catas para probar algunos de sus suculentos caldos. El enoturismo ha ido cobrando fuerza dentro de la familia vitivinícola castellanoleonesa, llegando a la creación de nueve Rutas del Vino. Recorrer cualquiera de ellas es un plan perfecto para agudizar los sentidos y darle un capricho a nuestro paladar. Sin olvidar la adquisición de nuevos conocimientos relacionados con esta industria o con este arte, depende de los ojos con los que se mire.



8. Descubrir los jardines del Palacio de la Granja de San Ildefonso, en Segovia


Tres siglos atrás, el rey Felipe V ya se enamoró de este bello lugar, lo que le llevó a levantar en el Real Sitio de la Granja de San Ildefonso un palacio y unos jardines adornados con esculturas y fuentes que le recordaran su infancia en la corte francesa.


Pasear por sus afamados jardines hoy en día ya está al alcance de cualquiera, lo que supone un plan estupendo para sentirse en plena naturaleza, recorriendo sus senderos y bosques salpicados de fontanas espectaculares, como la de la Fama, la de los Baños de Diana o la del Canastillo.

El palacio, diseñado a imagen y semejanza del de Versalles, supone tan solo la guinda de un entorno admirado por muchos.


Jardines de La Granja
Jardines de La Granja

Atardeceres únicos, paisajes inolvidables, conjuntos histórico-artísticos con los que viajar al pasado… Esto es solo un pequeño ejemplo de todas las actividades que podéis realizar en Castilla y León. No hay mejor manera de celebrar el amor que hacerlo rodeado de belleza y naturaleza, ¿verdad?


Commentaires


bottom of page