• Raquel González

Benavente, enclave estratégico en la provincia de Zamora

Desde sus orígenes, el municipio zamorano de Benavente ha ido acumulando un rico patrimonio artístico gracias a las diferentes culturas se han asentado en él. Su situación privilegiada en el noroeste de la península lo ha convertido en un importante cruce de caminos. Entre ellos, destacan las rutas jacobeas de: Vía de la Plata, Camino de Oriente, Camino de Valladolid, la ruta por el Valle del Teray, el Camino de Asturias, además de diferentes cañadas y cordeles.



Iglesia de Santa María del Azogue
Iglesia de Santa María del Azogue


Posición estratégica


La ciudad de Benavente debe su importancia a su enclave en un lugar privilegiado, cruce de caminos desde la antigüedad hasta la actualidad y unión de los cauces de tres ríos: Esla, Tera y Órbigo. Su posición es envidiable, considerándose uno de los nudos de comunicación más importante de España y esforzándose día a día para convertirse en un destacado punto dentro del mundo del transporte y la logística.


Historia


Fueron muchos los pueblos que se asentaron en sus tierras a lo largo de la historia. Durante la época de romanización era conocido con el nombre de Brigeco o Brigecio, identificada como una de las mansiones situadas en el itinerario Antonino y que unía la vía romana entre las ciudades de Astorga y Mérida.


Ayuntamiento de Benavente
Ayuntamiento de Benavente

Ya a mediados del siglo XII, la localidad recibe la denominación de Malgrat y aparece vinculada al proceso de repoblación del territorio emprendido por los monarcas leoneses. Esta repoblación fue impulsada por el rey Fernando II mediante la concesión de un fuero o carta puebla, que sería renovado y ampliado unos años más tarde. Dicho monarca inicia un periodo de expansión, que se desarrollaría durante los siglos XII y XIII. Benefactor de la villa cambia su nombre por el de Benavente, donde reúne la Curia regia y muere en 1188. Posteriormente, Alfonso IX concentra Cortes en ella y Sancho IV fomenta su engrandecimiento mediante la concesión de nuevos privilegios, atrayendo con franquicias a nuevos pobladores.


En 1230, comienza a fraguarse en las tierras benaventanas el proceso de unión bajo una misma corona de los reinos peninsulares, por lo que se convierte en el escenario de un acontecimiento histórico de gran trascendencia para la historia de España. Este hecho es conocido como la Concordia de Benavente. Más adelante, Benavente es entregada a título de condado al caballero portugués Juan Alfonso Pimentel, quien sería tronco de una dinastía nobiliaria que se mantendría hasta finales del siglo XIX.


Durante este periodo, la historia de Benavente permanece vinculada a la de sus condes, que se consolidan como una de las principales dinastías y casas nobiliarias del país. Así, se convierte en centro político y económico de un amplio condado, recibiendo a numerosos personajes relevantes.


La Guerra de Independencia sacudió la localidad y su alcázar, dejando una gran huella en la fisonomía de la ciudad, debido a que muchos edificios principales se vieron afectados. Así, en el invierno de 1808 y tras el avance de los ejércitos napoleónicos en la Carrera de Benavente, tiene lugar un hecho histórico de relevancia, donde cae prisionero el General Lefebvre tras una importante batalla entre las tropas inglesas y francesas. El propio Napoleón se instala en Benavente durante varios días, siendo incendiados y saqueados numerosos edificios.


Ya en el siglo XIX, Benavente logra cierta importancia a nivel político, convirtiéndose en centro administrativo, judicial y electoral de un amplio territorio. Además, se inicia un proceso de modernización que se traduce en la construcción de numerosas obras públicas, así como la instalación de industrias, principalmente harineras. Un floreciente comercio que se desarrolla en torno a ferias y mercados tradicionales, hasta que en 1929 se le concede el título de ciudad.


¿Qué ver en Benavente?



Iglesia de Santa María del Azogue


Situada en el centro de la ciudad, constituye el principal monumento artístico de Benavente. Su nombre deriva de un vocablo árabe que significa mercado, el cual tenía lugar en sus proximidades durante la Edad media.


El inicio de su construcción se atribuye a la época de la repoblación de la ciudad por Fernando II, hacia 1180. Se trata de una iglesia románica con cinco bellos ábsides y tres portadas.






Su torre alberga el famoso reloj de Benavente, cuya campana se podía oír desde todos los valles comarcanos y del cual se sacó un dicho:

"Campanas las de Toledo, Catedral la de León, Reloj el de Benavente y Rollo el de Villalón."

Aunque este ingenio mecánico que venía marcando las horas desde el siglo XV resultó dañado por un rayo durante una gran tormenta en 1877 y debió ser sustituido por el actual.


En los motivos de la decoración y en la distribución de los ábsides y pilares se observa una clara influencia del estilo cisterciense y, concretamente, del monasterio de Moreruela.


La iglesia consta de tres fachadas: La que está situada en el sur tiene por tema el “Agnus Dei” o cordero místico; la puerta orientada hacia el norte carece de desarrollo iconográfico, aunque cuenta con una excelente muestra de decoración vegetal y esquemática; mientras que, la fachada oeste, de creación más reciente, sustituye a otra (posiblemente románico), llamada de los Apóstoles.


En su interior se pueden apreciar diversos retablos y obras escultóricas de gran valor, algunos de ellos pertenecientes a iglesias benaventanas que han ido desapareciendo.



Iglesia de San Juan del Mercado


Sus obras de construcción se iniciaron en el siglo XII por doña Eldoncia, hija de los condes Osorio y Teresa. Una construcción románica de piedra era muy costosa en aquella época y pronto se percataron de que sin ayuda económica no podría terminarse. Por eso, recurrió a la Orden del Hospital y a su prior en España, Pedro de Aries. Estos le otorgaron varias rentas y bienes inmuebles de Benavente, Santa María de Requejo, Villaquejida, Villafer, Arrabalde, Maire de Castroponce y otros lugares de alrededor.


Gracias a esta ayuda, el templo pasó a la protección de los caballeros del Hospital y tomó la advocación de San Juan, manteniéndose hasta la actualidad. La encomienda que poseía la Orden en Benavente se encargó de supervisar las obras a través de un procurador.


Iglesia de San Juan del Mercado
Iglesia de San Juan del Mercado

La iglesia de San Juan del Mercado presenta un estilo románico más puro que la de Santa María, aunque su cubierta no se cubrió finalmente con bóvedas, sino que en la actualidad se puede observar un techo de madera con un tejado a dos aguas. Además, cuenta con tres portadas románicas, destacando la situada al Mediodía, la cual tiene semejanzas con el famoso Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela.


La portada Oeste acoge en la arquivolta inferior la representación de un calendario medieval, la cual se trata de una interpretación cíclica del tiempo tal y como lo entendía el hombre del medievo. En su particular visión del mundo y la hora de representar los ciclos temporales, se emplean elementos sacralizados por el campesinado medieval, ya que este tenía asumida una profunda dependencia respecto a la naturaleza y de fatalidad con relación al destino aciago al que se veía avocado el destino del hombre, ya determinado por la maldición bíblica.



Hospital de la Piedad


Declarado Bien de Interés Cultural, constituye una muestra de los diferentes hospitales y asilos que tuvo la ciudad de Benavente. Su fundación se debe al quinto Conde de Benavente, Don Alonso Pimentel, y su esposa Doña Ana de Velasco y Herrera.


Su finalidad era la de servir de hospedaje y atención a los peregrinos necesitados. Debido a su situación geográfica, Benavente era paso obligado de los peregrinos que, tomando la antigua Vía de la Plata, se dirigían a Santiago de Compostela enlazando con el Camino Francés en Astorga.

Su fachada es una bella muestra del arte del primer Renacimiento español, aunque mantiene bastantes influencias del gótico. En la actualidad se ha convertido en una residencia de ancianos.



Ermita de la Soledad


Se construyó a comienzos del siglo XVI para sustituir a una anterior ubicada en el solar que actualmente ocupa el Hospital de la Piedad.


Durante la invasión francesa fue ocupada por las tropas napoleónicas, siendo destruidas buena parte de las imágenes que albergaba. A mediados del siglo XI se convierte en un hospital improvisado para dar cobijo a algunos de los afectados por las epidemias que asolaban la comarca. Con posterioridad, pasó a ser almacén del patrimonio imaginero y de los pasos de Semana Santa de Benavente, por lo cual hoy en día alberga el museo dedicado a este famoso acontecimiento.



Castillo de la Mota (Torre del Caracol)


No se conoce su origen exacto, aunque todo hace suponer que su construcción fue contemporánea a la repoblación de Fernando II en el siglo XII. En 1202, el rey Alfonso IX celebró en él Cortes y unos años después, la fortaleza es escenario de la Concordia de Benavente, donde se hizo efectiva la unión definitiva de los reinos de León y Castillo en la persona del monarca Fernando III.


Torre del Caracol
Torre del Caracol

Bajo el señorío de los Pimentel, el castillo se convirtió en la residencia de los condes y sufrió diversas reformas, hasta que a principios del siglo XIX las tropas francesas lo destruyeron e incendiaron. Tras diversos avatares, en 1972 pasó a formar parte del Parador Nacional de Turismo que lo alberga en la actualidad.


La Torre del Caracol, que hoy en día todavía se puede apreciar, se construyó en 1504 por orden de don Alfonso Pimentel, siendo el último edificio erigido de los que componían la grandiosa fortaleza o alcázar. Es de planta cuadrada y su estilo artístico es una mezcla de gótico y renacentista.



Teatro Reina Sofía


Obra del arquitecto Antonio García Sánchez-Blanco, fue mandado construir para sustituir al “Teatro del Jardinillo”. El espacio escénico, que fue llamado “Gran Teatro”, se levantó sobre algunas dependencias del desamortizado Convento de Santo Domingo, del cual se conservan diferentes restos y elementos decorativos. En 1984 el Ayuntamiento de Benavente adquirió el edificio con la finalidad de recuperar para la ciudad una arquitectura singular y devolver a los ciudadanos parte de la memoria histórica que conservan sus muros. Así, en 1991 fue rehabilitado bajo la dirección del arquitecto Francisco Somoza.



Casa de Solita


Es un representativo palacete de la burguesía del novecientos. Emplazado junto al mirador de la Mota, cuenta con hermosas vistas a la dilatada vega benaventana.


El edificio fue mandado construir por el hacendado y senador don Felipe González Gómez en 1904 y se ha convertido en un ejemplo representativo de la arquitectura de calidad de principios del siglo XX. Se inspira en los modelos arquitectónicos del Madrid burgués y sigue las pautas arquitectónicas desarrolladas por Viloria en otras construcciones de Benavente.


En la actualidad, tras su rehabilitación, se destina a usos culturales. Recibe el nombre de Centro Cultural Soledad González en homenaje a su antigua propietaria, que lo legó a la ciudad de Benavente para que se destinase a dicho uso. Además, alberga la Biblioteca Pública Municipal.



Ferias


Feria del Pimiento


La Feria del Pimiento y Productos de la Tierra se celebra en septiembre y constituye un gran escaparate para dar a conocer unos productos que se distinguen por su excelente calidad. El pimiento de los Valles de Benavente, cada día más valorado por sus excepcionales cualidades, es el principal protagonista de este certamen, que nace con la intención de mostrar las mejores materias primas agroalimentarias, no solo de la zona, sino de todo el país.


Feria de la Tapa


Tiene lugar en el mes de octubre. Durante unos días Benavente se convierte en una fiesta de sabores y texturas, en la que cada establecimiento participante intenta expresar toda su creatividad e imaginación para elabora la “Tapa más original”, utilizando para su composición preferentemente productos autóctonos de Benavente.


Al finalizar la feria se establecen diferentes categorías de premios, tanto para los establecimientos participantes como para todas las personas que hayan probado estos pequeños bocados.


Feria de Maquinaria Agrícola y Ganadera (FEMAG)


La FEMAG es una exhibición donde se exponen el presente y el futuro de la comarca. Están representados en ella la ganadería, la agricultura, los productos de la tierra y las herramientas de trabajo. Todo ello combinado con una pizca de ocio.


Tiene lugar el primer fin de semana de septiembre y constituye una de las ferias más importantes de la comunidad.


Ferias de septiembre


Durante las mismas, tiene lugar una exposición de cerámica y alfarería en el marco de la Plaza Mayor. Las ferias se complementan con diversos eventos culturales y deportivos. Entre las actividades a desarrollar se encuentra una interesante exposición filatélica. Diversos campeonatos deportivos, talleres y exhibiciones artesanales, además de espectáculos teatrales y musicales completan la programación.


Feria del libro


Durante la primera semana de agosto sale a la calle una gran representación de las librerías de la ciudad, así como otras foráneas invitadas para la ocasión.


En ella, los libreros exponen una muestra de sus existencias y de las novedades editoriales, adornada por diferentes actos organizados para la ocasión, como son: exposiciones en torno al mundo del libro y la lectura, tertulias y cafés literarios, firmas de ejemplares de sus obras por autores de renombre, recitales poéticos, cuentacuentos infantiles, lecturas colectivas, sorteos de lotes de libros…





Pasear por Benavente es sentir el contraste entre lo moderno y lo tradicional. Es una ciudad dinámica y acogedora, participativa y llena de vida. El carácter abierto de sus gentes invita a recorrer sus calles descubriendo la belleza de una ciudad abierta al progreso.


En esta ciudad rodeada de ríos, puedes encontrar una rica gastronomía, fiestas y tradiciones que se mantienen vivas, una amplia oferta cultural y de ocio.



¿Cómo llegar?