• Rebeca Díez

Támara de Campos, corazón de la Ruta de las Iglesias catedralicias

En la extensa llanura de la Tierra de Campos palentina, cerca del Camino Francés a Santiago y del Canal de Castilla, se encuentra Támara de Campos. La majestuosa torre herreriana de la iglesia de San Hipólito el Real, obra de transición gótico-renacentista cuya torre alberga el escudo de los Reyes Católicos, se alza en el horizonte sobre los tejados de su noble caserío.


Vista general de Támara de Campos.
Vista general de Támara de Campos. Foto: EnPueblo.

La villa tuvo una gran importancia histórica ya que acogió en 1037 la Batalla de Tamarón, en la cual Fernando I de Castilla derrotó a Bermudo III de León, procediendo a la unión de los Reinos de Castilla y León. En 1127, Támara volvió a marcar un hito en la historia con las Paces de Támara entre el rey Alfonso VII de Castilla y León y el rey Alfonso I de Aragón. Precisamente existe un monolito en la localidad que recuerda este acontecimiento histórico y que sirve, además, para rendir homenaje a Sinesio Delgado, natural de la villa, escritor y fundador de la Sociedad de Autores Españoles (SGAE).


Monolito en Támara de Campos
Monolito en Támara de Campos. Foto: EnPueblo.

Recorrer la villa, declarada Conjunto Histórico Artístico en 1998, es volver al Medievo más profundo y dejarte sorprender por sus plazas y calles, pero por encima de todo, por la imponente Iglesia de San Hipólito el Real, cuyas enormes dimensiones son más propias de una catedral.


Precisamente comenzaremos nuestro recorrido por la localidad en la Plaza Mayor, donde se alza la Iglesia de San Hipólito el Real, una obra majestuosa que no deja indiferente tanto por su exterior como por su interior. Su construcción se iniciaría, según los historiadores, a finales del siglo XIV siendo finalizada a principios del siglo XVI, en la época de transición del Gótico tardío al Renacimiento.



El elemento más destacado en el exterior es su grandiosa torre, que se encuentra adosada en la zona de los pies de la nave central. La torre primitiva se vino abajo en el siglo XVI y fue sustituida por la actual, correspondiente al siglo XVII y de influencias herrerianas. La torre tiene forma cuadrada y está compuesta por cuatro cuerpos. En el segundo cuerpo se hallan los escudos de los Reyes Católicos.

En la zona de los pies la iglesia cuenta con tres entradas, una por cada nave. La iglesia posee una planta de cruz latina compuesta por tres naves, el brazo del transepto y la cabecera poligonal. En su interior son numerosos los atractivos que se pueden contemplar, destacando el Retablo Mayor de estilo churrigueresco realizado a finales del siglo XVII.


Imágenes del Ayuntamiento de Támara de Campos


A los pies de la iglesia se encuentra el coro alto, al que se accede a través de una bella escalera de caracol. Los dos muros laterales se encontraban originalmente decorados cada uno con seis apóstoles. Actualmente, en la parte de la nave de la Epístola, únicamente aparecen cinco apóstoles. Bajo la hilera de los apóstoles aparecen dos ángeles portando los escudos de los Reyes Católicos. Junto al coro se encuentra un órgano barroco de gran calidad que se sustenta únicamente por una columna. También destaca la pila bautismal que se localiza en una capilla junto al coro.


Escaleras de acceso.
Escaleras de acceso a la iglesia del Castillo. Foto: EnPueblo.

Al amparo de la iglesia se emplaza la iglesia del antiguo hospital de los Peregrinos, también denominada la Iglesia del Castillo. Fue construida por la Orden de San Juan de Jerusalén en el siglo XII. Constaba de un hospital para atender a los peregrinos que caminaban hacia Santiago de Compostela. En la actualidad alberga el Ayuntamiento del municipio y el museo etnográfico local.




Támara de Campos contó con una antigua muralla medieval del siglo XI y cuatro puertas que daban acceso a la villa: San Miguel, San Roque, del Caño y del Monte. Destaca por su buen estado de conservación la Puerta del Caño, (denominada así porque enfrente hay un caño), formada por un doble arco apuntado al exterior y rebajado en el interior, separados por el rastrillo o antigua puerta levadiza. Por el interior una imagen de la virgen preside la parte alta. También se conservan restos de la puerta de San Miguel.



A pocos kilómetros de Támara de Campos se sitúa la Ermita de la Virgen de Rombrada, posiblemente una de las edificaciones más antiguas del municipio. La obra actual corresponde al siglo XVIII y en su interior se halla una imagen gótica de la Virgen con el niño. Esta virgen es la patrona de la localidad y en su honor se celebra una romería.


Ermita.
Ermita de la Virgen de Rombrada. Foto: EnPueblo.

Aquí finaliza nuestro recorrido por Támara de Campos, pero su ubicación geográfica permite visitar otras localidades cercanas que bien merecen una visita.


Qué ver cerca de Támara de Campos

  • Fuentes de Valdepero: el castillo de los Sarmiento es, sin lugar a dudas, el principal atractivo de esta localidad palentina en la que además destaca la Iglesia parroquial Nuestra Señora de la Antigua; la ermita de San Pedro y las puertas de acceso.

  • Astudillo: En la comarca del Cerrato Palentino, a 30 kilómetros al noreste de la capital, se encuentra esta villa declarada Conjunto Histórico en1995. Su casco urbano cuenta con una gran riqueza monumental.

  • Autilla del Pino: en este municipio se encuentra el balcón más grande de Palencia. Desde este mirador se puede observar la inmensidad, la llanura y las decenas de pueblos que se alzan sobre la Tierra de Campos.

  • Santoyo: localidad que forma parte de la ruta de las Catedrales de Tierra de Campos.

  • Amusco: La imponente espadaña de la iglesia de San Pedro, conocida en la zona como el ‘Pajarón de Campos’, es quizás la imagen más conocida de Amusco, una localidad de la Tierra de Campos palentina que guarda en el interior de su casco urbano una valiosa historia.


Cómo llegar a Támara de Campos