• Raquel González

Astudillo, aire medieval en pleno Cerrato palentino

En la comarca del Cerrato Palentino, a 30 kilómetros al noreste de la capital, se encuentra esta villa declarada Conjunto Histórico en1995. Su casco urbano cuenta con una gran riqueza monumental, salpicada por importantes ejemplos de Arquitectura Popular.


Vista de Astudillo
Vista de Astudillo

El entramado de sus calles sigue una concepción medieval, la cual se ha respetado a lo largo de los años. Esta circunstancia logra que el visitante se vea sorprendido en algunas ocasiones por el trazado laberíntico que le permite descubrir algunas plazuelas y calles escondidas.


Aunque el mejor plan en Astudillo es, precisamente, perderse por sus callejones, a continuación te mostramos algunos de sus lugares más destacados:



Qué ver en Astudillo


Castillo de la Mota
Castillo de la Mota

Castillo de la Mota


A pesar de que sus muros se han visto reducidos a ruinas y no se conocen exactamente sus orígenes, se sabe que fue construido en la segunda mitad del siglo XV sobre una fortificación documentada en 1035. Sus restos se encuentran en un montículo que dominaba el pueblo y que ahora se encuentra inmerso en el casco urbano.


En el siglo XI se hace referencia al municipio como Stadellum, aunque su término ya estuvo poblado en época romana. El Rey Alfonso VII le concedió fueros que, años más tarde, ratificó y amplió Fernando III el Santo, convirtiendo la villa en una importante plaza fuerte, centro de múltiples guerras y batallas.


Castillo de la Mota de Astudillo
Castillo de la Mota

Diversas reinas ostentaron el señorío a lo largo de la historia, como Leonor de Aquitania, su hija Berenguela, Doña Violante o María de Molina, quien hizo frente a finales del siglo XIII al rebelde Juan Núñez de Lara, que había tomado el castillo por la fuerza.


Dicha fortaleza también fue residencia habitual del monarca Pedro I el Cruel y en él se vivieron diferentes hitos históricos, como la participación de Juan Tovar, señor de Astudillo en la rebelión contra el favorito del rey, Álvaro de Luna. Juan II acudió a la villa a rendir el castillo, pero el alcaide Betete se negó a rendir la fortaleza. A los pocos días, una saeta disparada por orden del alcaide contra el palacio del rey provocó un nuevo asalto contra el castillo, que fue tomado por las tropas reales.

En 1520, la villa se unió al levantamiento comunero y a la Junta de Burgos. Durante la Guerra de Independencia fue ocupada por un batallón del ejército francés y en 1881 recibió por Orden Real el título de Muy Noble e Ilustrísima Villa.


Actualmente, de la imponente fortaleza conocida como castillo de la Mota solo se conserva el cubo situado al nordeste y parte del muro norte. Precisamente del cubo se pueden apreciar dos plantas separados por una imposta, aunque tuvo más altura. La parte baja está dotada de cinco grandes troneras, mientras que en la superior existen varias saeteras y, sobre la tronera central, una puerta con arco de medio punto podría comunicar con alguna estructura exterior.


Además, en el camino de ascenso a sus ruinas se encuentra un entramado de bodegas y pasadizos medievales, que han acelerado el estado de ruina del castillo. Estas son propiedad privada y, tal vez, con suerte, alguno de sus dueños puede mostrarte su interior.


Iglesia de Santa Eugenia
Iglesia de Santa Eugenia

Iglesia de Santa Eugenia + Museo Parroquial


El comienzo de su construcción data del siglo XIII, aunque de esta época solo se conserva la parte baja de su esbelta torre. A lo largo de su historia ha sufrido diferentes remodelaciones, pero el edificio que puede contemplarse hoy en día es fruta de una importante reforma realizada en el siglo XVI, que convirtió la antigua iglesia gótica en un templo de una sola nave.



En el exterior destaca su antigua torre de cuatro cuerpos y sus dos portadas, situándose la principal, de estilo gótico, bajo un atrio. En su parte interior se encuentra el Museo Parroquial, donde se expone una interesante colección de obras de arte procedentes de las parroquias de la localidad y ermitas del entorno. En las capillas laterales, además, se exponen tallas renacentistas, dos esculturas góticas de la Virgen con el Niño o un mosaico del siglo IV procedente de la villa romana de El Oro.


Plaza Mayor


Tiene forma rectangular y dos de sus lados son porticados. Las construcciones tienen planta baja y dos alturas de ladrillo con balcones de forja. En ella se pueden observar varios edificios de interés, como su Casa Consistorial, construida en el siglo XVIII, donde destaca la larga galería, su torre de piedra y ladrillo con el reloj, el escudo de la villa y el campanario. El arco sirve de unión con el Palacio de los Marqueses de Camarasa.


Ayuntamiento de Astudillo
Ayuntamiento de Astudillo

La villa, al contar con un diseño medieval, alberga casas blasonadas de los siglos XVIII y XIX. Incluso algunas de las casas actuales han conservado sus antiguos escudos, colocándolo en las nuevas fachadas.

Monumento Farmacéutico Rural


Se ubica en la Plaza Puertas de San Pedro y se trata de una estructura de piedra que representa el escudo de los farmacéuticos con la copa y la serpiente zizagueando. Dicha escultura se debe a que en Astudillo se encontraba la primera farmacia rural de España, conocida como La Farmacia Rural de El Madroño. Aunque no fue una botica como tal, sino que el Licenciado Don Rodrigo Nebreda ejerció la profesión de farmacéutico hasta su muerte y el Ayuntamiento de Astudillo quiso realizar este homenaje en su honor.


Iglesia de San Pedro


La construcción de este templo se inicia en el siglo XIII, como puede apreciarse en su esbelta espadaña y en los ventanales con capiteles vegetales de estilo cisterciense conservados en la nave del evangelio. Sin embargo, su aspecto actual es fruto de las reformas que se llevaron a cabo a lo largo de los siglos XV y XVI.


Iglesia de San Pedro
Iglesia de San Pedro

En el interior destaca su retablo mayor de finales del XVI, esculturas como el Cristo del Miserere o la Inmaculada, retablos de los siglos XVI-XVIII y el artesonado. A los pies del templo se ubica un coro alto con sillería del siglo XVI, órgano barroco y sencillo artesonado mudéjar, al igual que la puerta del acceso principal. En las inmediaciones de la iglesia de san Pedro se encuentra la ermita de La Cruz, donde en Semana Santa tiene lugar la tradicional subasta de los pasos procesionales.


Iglesia de Santa María


Se comenzó a edificar a finales del siglo XIII, aunque la mayoría de lo que se conserva es del siglo XV. En su interior destacan los retablos dedicados a la Virgen y a Santa Ana, el sepulcro de alabastro de Fernán Alonso de Astudillo y un Cristo gótico del siglo XV.

El templo consta de tres naves separadas por pilares, con cubiertas de gran belleza. Llama la atención la espléndida bóveda estrellada que cubre la cabecera de la epístola. A los pies del templo se sitúa la torre y el coro, adornado con un alfarje mudéjar sobre el que se dispone una sencilla sillería y un órgano del primer tercio del XVIII.


Iglesia de Santa María
Iglesia de Santa María

En 1925, la iglesia de Santa María fue cedida a la Congregación Salesiana como oratorio de su Colegio Seminario. En las inmediaciones de este templo se ubicó el Hospital de Nuestra Señora de la Asunción. Este gran caserón del siglo XVI se ha acondicionado recientemente como residencia de ancianos.


Convento de Santa Clara - Palacio de Pedro I


Fundado a mediados del siglo XIV por María de Padilla, privada del rey Pedro I, de esta época puede contemplarse la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, algunas de las estancias del monasterio y el palacio de Pedro I. Este conjunto se considera una importante obra mudéjar en la provincia palentina.


En la segunda mitad del siglo XV, la familia Tovar-Enríquez, señores de Astudillo, avalaron la construcción de un claustro junto a la iglesia del monasterio. Este espacio ha sido reconstruido recientemente, pero en él aún pueden contemplarse restos del primitivo artesonado y las yeserías que adornaban la sala capitular.


Convento de Santa Clara
Convento de Santa Clara

El convento de Santa Clara-Palacio de Pedro I está declarado Monumento Histórico Artístico y parte de las estancias del palacio se han acondicionado como museo. En ellas se expone una interesante colección de obras mudéjares, orfebrería religiosa, pinturas y esculturas de los siglos XIV-XVIII, ornamentos litúrgicos y más de doscientos belenes.


La desamortización de 1835 dejó sin ayudas al convento para subsistir, pero las monjas hicieron todo lo que estaba en su mano, acogiendo a otras monjas clarisas. Pasaron por muchas penalidades como inundaciones, incendios y hambre (a principios del siglo XX, incluso se encontraba en estado de ruina). Pero en 1951, con ayuda de un pequeño grupo de clarisas procedentes de Aguilar de Campoo, se comienza la rehabilitación. Ellas mismas se convirtieron en albañiles y restauradoras y, tras adecuar el convento, se dedicaron a restaurar lo que estaba a punto de perderse.

Murallas y Arco de San Martín


La muralla que rodeaba Astudillo a principios del siglo XIII tuvo seis puertas, aunque la de San Martín es la única que se conserva en la actualidad. Esta se enmarca dentro de una alta y esbelta torre con un gran arco apuntado en el exterior y rebajado en el interior. Encima de ella, tres aspilleras en el frente y una a cada lado, le servían de defensa. Además, estaba coronada por almenas con remate piramidal. En su interior, se aprecian claramente dos pisos.



Puerta de San Martín
Puerta de San Martín

Gastronomía


En Astudillo, existe una costumbre muy arraigada: la merienda en las bodegas, especialmente en verano. Es un rito de obligado cumplimiento para sus habitantes, quienes seguro que no tienen ningún problema en ofrecer un trozo de chorizo o un buen trago de vino al visitante que pase por allí a conocer la villa.


En sus restaurantes, al igual que en toda la comarca, se puede degustar un buen lechazo asado con chuletillas a la brasa y las tradiciones sopas de año de tosta, hechas al horno de leña. Otro plato que no hay que olvidar consiste en los cangrejos de río autóctonos que han vuelto a los ríos y arroyos de la provincia palentina. Para los más golosos, en repostería destacan los canutillos de crema pastelera y unas pastas de té muy reconocidas en la región.


Rutas

Sendero Cortafuegos Semontó


- Distancia: 8 Km

- Tiempo estimado: 2 h

- Punto de Salida: Astudillo

- Ciclabilidad: 100%

- Dificultad: Baja


Ruta de senderismo circular que comienza en un camino de la zona norte de Astudillo, junto a unos adosados de reciente construcción.

Este bonito camino, que pasa junto a una balsa de agua artificial y después discurre entre las sombras de los árboles conduce a un continuo sube y baja hasta finalizar en una tierra. Es entonces cuando sigue por un camino de piedras sueltas y que en descenso conducirá nuevamente al pueblo.


Sendero Ermita de Torre Marte


- Distancia: 5,4 Km

- Tiempo estimado: 1 h y 15 min.

- Punto de Salida: Astudillo

- Ciclabilidad: 100%

- Dificultad: Baja


Uno de los paseos más frecuentados por los astudillanos es el que conduce a la Ermita de Torre Marte. Esto se debe a su cercanía a la localidad, la comodidad del recorrido y la belleza de los entornos naturales por los que transita.


En el camino, junto a abundantes majuelos de almendros, se pueden encontrar chopos, zarzas, endrinos, rosales silvestres y una gran variedad plantas ruderales y arvenses, que durante la primavera y el verano muestran un espectacular colorido. Además, a lo largo del sendero es fácil contemplar muchas especies de la comunidad faunística, como liebres, zorros, aguiluchos ratoneros o cernícalos.


Al ubicarse sobre una elevada mota, la Ermita de la Torre conforma uno de los miradores naturales más destacados de Astudillo. Desde su sencillo merendero se pueden divisar las altas parameras carrateñas que envuelven la población y las amplias llanuras acampiñadas que se extienden a sus pies.


Tampoco hay que olvidarse de visitar la ermita, antigua iglesia parroquial de la localidad de Torre, en la que se conservan interesantes restos románicos y una copia del Santo Cristo de Torre, en cuyo honor se celebra una concurrida romería el primer domingo de mayo.


Lugares cercanos de interés

  1. Iglesia de San Hipólito el Real, en Támara de Campos. Más información pincha aquí

  2. Iglesia de San Martín de Tours, en Frómista. Más información pincha aquí

  3. Castillo de Monzón de Campos. Más información pincha aquí


En definitiva, la villa medieval de Astudillo conforma un lugar perfecto para perderse y dejarse envolver por la belleza de sus monumentos. Estos transportan al visitante a una época muy lejana en el tiempo, de la que no se conserva mucha información, pero que paseando por sus calles logran transmitir la importancia que tuvo esta bella localidad en la historia.


Cómo llegar a Astudillo