• Rebeca Díez

Viaje de leyenda por 10 castillos imponentes de la provincia de Ávila

Castilla y León es, sin lugar a dudas, tierra de castillos. Y aunque Valladolid es la provincia con mayor número de castillos mejor conservados, la provincia de Ávila atesora numerosos castillos y fortalezas dignos de admirar.


  1. Arévalo

  2. Narros de Saldueña

  3. Rivilla de Barajas

  4. El Barco de Ávila

  5. Arenas de San Pedro

  6. La Adrada

  7. Mironcillo

  8. Mombeltrán

  9. Bonilla de la Sierra

  10. Solosancho

Arévalo

En la capital de La Moraña encontramos esta obra mudéjar iniciada en piedra sillería y con remates de ladrillo, cuyo origen se remonta al siglo XIV. Situado sobre la confluencia de los ríos Arevalillo y Adaja, sus muros y estancias sirvieron largos años como residencia de personajes como Isabel la Católica, Felipe II o Beatriz de Portugal, aunque también fue prisión e incluso cementerio.


Castillo de Arévalo.
Castillo de Arévalo. Foto: EnPueblo.

Su forma original data del periodo 1469 a 1480 aunque fue mandado reconstruir en la segunda mitad del siglo XV por orden de Don Álvaro de Zúñiga. Posteriormente sufrió importantes reformas a principios del XVI, cuando la fortaleza estuvo en mano de los Reyes Católicos. Tras la muerte de Isabel la Católica en 1504, Fernando el Católico remodelaría la construcción entre 1504 y 1517, adaptando la fortaleza a usos artilleros con la forma pentagonal actual y la barbacana frontal. Tras siglos de abandono y haber sido rehabilitado como silo de cereal en 1959, actualmente es sede del museo del cereal de mano del FEGA.

Más información y horarios de apertura.


Narros de Saldueña

Sobre las tierras llanas de La Moraña se levanta el monumento más emblemático de Narros de Saldueña: el castillo del Conde de Montellano. Esta fortaleza, rara avis en la arquitectura militar, constituye un buen ejemplo de castillo-palacio levantado con placas de tapial (argamasa) encintadas con ladrillo, material con el que también se refuerzan sus esquinales, muy relacionado con la arquitectura mudéjar. No obstante, con el paso de los siglos y de las reformas ha ido añadiendo elementos muy poco comunes en las fortalezas mudéjares.


Castillo de Narros de Saldueña.
Castillo de Narros de Saldueña. Foto: EnPueblo.

En 1963, fue adquirido por Estanislao Lopis Llopis que comenzó un proceso de restauración que propició que actualmente el castillo se encuentre en buen estado de conservación, completo y restaurado. Es visitable, aunque no en su totalidad, los miércoles de 12 a 14 horas de forma gratuita.


Descubre la historia de este castillo (Más información).

Rivilla de Barajas

En la comarca abulense de La Moraña, en medio de un extenso campo de cereales, se alza el castillo de Castronuevo. El castillo, que se localiza en el término municipal de Rivilla de Barajas, pertenece a la Casa de Alba. La fortaleza está protegida por dos recintos amurallados con troneras, torre y cubos almenados. El interior cuenta con un palacio de aire renacentista con estancias alrededor de un patio, galerías y una hermosa escalera.


Castillo de Castronuevo en Rivilla de Barajas.
Castillo de Castronuevo en Rivilla de Barajas. Foto: EnPueblo.

Fue construido por Gil de Vivero, señor del lugar de San Martín de Cornejo, llamado después Castronuevo, en la década de 1470. En 1489 el duque de Alba compró Castronuevo a Rodrigo de Vivero en 6.200.000 maravedís y a partir de ese momento se realizan nuevas obras en el castillo. A unos 500 metros de la fortaleza están las ruinas de una iglesia mudéjar.


El Barco de Ávila

El Castillo de Valdecorneja es una fortaleza del siglo XII y constituye uno de los lugares más emblemáticos de El Barco de Ávila. Se construyó sobre un castro romano, edificado en el siglo XII y reconstruido en los siglos XIV-XV. Es de planta cuadrada y tiene una superficie de unos 1.700 metros cuadrados. Todo ello sin contar las dependencias desaparecidas.


Castillo de Valdecorneja.
Castillo de Valdecorneja. Foto: Ayuntamiento de El Barco de Ávila.

En la puerta principal se puede ver un arco gótico y al entrar a la derecha la torre del homenaje, de planta cuadrada, desde la cual se accedía a las almenas y torreones. Ha sido restaurado varias veces y actualmente del castillo tan sólo se conserva el recinto exterior y la Torre del Homenaje.


Arenas de San Pedro

El Castillo del Condestable Dávalos, de estilo gótico, fue construido entre 1395 y 1423 por orden del Condestable D. Ruy López Dávalos. Posteriormente, perteneció a Don Álvaro de Luna y a su esposa Doña Juana de Pimentel.


Castillo del Condestable Dávalos.
Castillo del Condestable Dávalos. Foto: Ayuntamiento de Arenas de San Pedro.

El Castillo del Condestable Dávalos fue catalogado como Monumento Histórico Artístico en 1931. A lo largo de los años ha tenido diferentes usos pero, a partir de los años 70, el patio de armas se viene utilizando como espacio multiusos para actuaciones culturales y festivas, y el interior de la Torre del Homenaje como museo, sala de conferencias y otros actos.


La Adrada

El castillo de La Adrada alberga en la actualidad el Centro de Interpretación Histórica del Valle del Tiétar. Consta de una muralla y un recinto interior en el que originalmente existía una iglesia gótica, posible origen de la fortificación. Esta iglesia interior data del siglo XIV, mientras que la muralla circundante parece corresponder al siglo XV.




Esta muralla exterior se empezó a construir a finales del siglo XIV por el Condestable Ruy López Dávalos, a quien le fue concedida la villa de La Adrada por parte de Enrique III de Castilla. El castillo pasó a manos de Don Álvaro de Luna durante el reinado de Juan II de Castilla, y a Beltrán de la Cueva bajo reinado de Enrique IV de Castilla. En el siglo XVII pasó a pertenecer a la Casa Montijo y en el siglo XIX a la Casa de Alba. Tras verse sometido a un intenso proceso de deterioro el castillo fue cedido al Ayuntamiento de La Adrada y ha sido restaurado y rehabilitado.


Venta de entradas: Se pueden sacar las entradas (tarifa general 3 euros y reducida 2 euros, gratuita para menores de 6 años) en las propias taquillas del castillo, sin necesidad de reservar (salvo grupo de mas de 25 personas). El acceso es libre y gratuito los miércoles. Teléfono de información: 690 87 31 36.

Mironcillo

Tanto el nombre del municipio (Mironcillo) como el del castillo (Manqueospese) llaman la atención. Situado en el término municipal de Mironcillo, a 3 kilómetros del casco urbano, este castillo del siglo XV fue levantado sobre los peñascales de las primeras estribaciones de la sierra del Zapatero, asomado al Valle Amblés. Fue declarado Monumento Histórico Artístico el 3 de junio de 1931.

Desde su posición privilegiada, en uno de los escalones rocosos de la sierra de la Paramera, el Castillo de Manqueospese domina todo el Valle Amblés y permite ver justamente la Muralla de Ávila por encima de las lomas de la sierra de Yemas.


Castillo de Manqueospese de Mironcillo.
Castillo de Manqueospese de Mironcillo. Foto: Turismo de Ávila.

El nombre por el que es conocido, cargado de sugerencias, se pierde en explicaciones legendarias que hablan de amores palaciegos y prohibiciones paternas, aunque a ciencia cierta se desconoce el origen. Fue propiedad del duque de Medinaceli y aún conserva, a pesar de su desmoronamiento, el imponente aspecto de sus altos muros y gruesos cubos.


Descubre la historia de este castillo. (Más información).

Mombeltrán

El Castillo de Mombeltrán, también conocido como el Castillo de los Duques de Alburquerque, es uno de los castillos más originales de Ávila y de España dado que sus formas no son del todo convencionales. Se encuentra emplazado en un cerro visible de las afueras de la localidad. Su localización era estratégica, ya que dominada todo el conocido Barranco de las Cinco Villas.

A través de los siglos, este castillo ha estado siempre ligado a la familia de Alburquerque, y aún lo sigue siendo en la actualidad. Los Duques de Alburquerque también son conocidos por poseer la propiedad del castillo de Cuéllar.


Castillo del Duque de Alburquerque.
Castillo del Duque de Alburquerque. Foto: Ayuntamiento de Mombeltrán.

Exteriormente muestra detalles de fortaleza militar y traza defensiva, a la par que se pueden observar rasgos de residencia señorial de lujo. Al monumento podemos acceder a través de una portada renacentista que sustituyó a un antiguo foso y puente levadizo en el momento en el que el segundo Duque de Alburquerque decidió emplazar en este castillo su residencia.

En la actualidad se encuentra en un buen grado de conservación exterior, teniendo toda la fachada completa.

Bonilla de la Sierra

El castillo de Bonilla de la Sierra, uno de los pueblos más bonitos de España, está situado a un lado de la plaza y era la residencia habitual de los prelados abulenses cuando se desplazaban a la villa. Su origen se remonta al siglo XII, pero a partir del siglo XIV fue objeto de importantes reformas y labores de mantenimiento. También en el siglo XVI se le realizaron reformas.


Castillo de Bonilla de la Sierra.
Castillo de Bonilla de la Sierra. Foto: Turismo de Ávila.

Se conservan las puertas falsas de arco de medio punto, muy restauradas, que eran utilizadas en caso de peligro. La torre del homenaje, de modestas proporciones, es la parte mejor conservada, con planta baja de cubierta plana con decoración pictórica en las paredes.

Solosancho

El Castillo de Villaviciosa fue mandado construir por Nuño González del Águila a finales del siglo XV y comienzos del XVI con el fin de controlar el paso desde el Valle Amblés a la sierra de la Paramera.


Castillo de Villaviciosa.
Castillo de Villaviciosa. Foto: Turismo de Ávila.

Erigido en los siglos XV y XVI por Nuño González, es una fortaleza residencial de caprichosa arquitectura, de discretas proporciones y sujeto a diferentes etapas constructivas. Es una construcción de planta rectangular, en la que queda incluida la torre del homenaje, igualmente rectangular y de tres pisos. En el siglo XVI se le añadió una torre de planta semicircular en la que se hizo una hermosa ventana de estilo plateresco. Actualmente se ha convertido en restaurante y hotel.


A través de sus castillos, la provincia de Ávila te invita a viajar al pasado. ¿Qué otros castillos añadirías a esta lista?