• Rebeca Díez

Madrigal de las Altas Torres, cuna de Isabel la Católica y sepulcro de Fray Luis de León

El brillante pasado histórico de esta localidad abulense, situada a tan solo 25 kilómetros de Arévalo, se vincula a personajes tan relevantes como Isabel la Católica, Fray Luis de León, Alonso de Madrigal el Tostado, el Tata Vasco de Quiroga o el cardenal Quiroga; aunque esta importancia histórica también es visible en todo su entramado urbano.


Murallas de Madrigal de las Altas Torres.
Murallas de Madrigal de las Altas Torres. Foto: EnPueblo.

Las Altas Torres de la villa de Madrigal (declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico) coronan su espectacular recinto amurallado, un ejemplo excepcional de arquitectura militar medieval y relevante testimonio del sistema constructivo mudéjar.


Declarada monumento histórico-artístico en 1931, la muralla tiene cuatro puertas orientadas a los cuatro puntos cardinales que reciben el nombre de las poblaciones a las que conduce. Al norte se abre la puerta de Medina; al este se abre la Puerta de Arévalo; en el lado sur se abría la desaparecida Puerta de Peñaranda, y en el lado oeste, la Puerta de Cantalapiedra.


Puerta de Arévalo.
Puerta de Arévalo. Foto: EnPueblo.

A las afueras del recinto amurallado se ubican los restos del Convento Agustino Extramuros de Madrigal. En este impresionante edificio, denominado por sus dimensiones y estilo ‘El Escorial de Castilla’, falleció Fray Luis de León en 1591.


Claustro del Convento Agustino de Extramuros.
Claustro del Convento Agustino de Extramuros. Foto: EnPueblo.

Recorrido por los principales monumentos de Madrigal


Iniciamos nuestro paseo por esta villa en la Plaza del Cristo de esta localidad morañega, donde se ubica el Real Hospital de la Purísima Concepción, construido a instancias de Doña María de Aragón, la primera esposa del rey Juan II. Este Monumento Histórico-Artístico (1983) alberga en su capilla la imagen más venerada de Madrigal, el Santísimo Cristo de las Injurias. El edificio acoge, además de la Oficina de Turismo, un Museo dedicado a Vasco de Quiroga y un aula de la Naturaleza.


Real Hospital de la Purísima Concepción.
Real Hospital de la Purísima Concepción. Foto: EnPueblo.

A escasos metros encontramos el Palacio de Juan II, actual convento de Nuestra Señora de Gracia, la Casa Natal de la reina Isabel la Católica. De todo su conjunto destaca la alcoba real del Palacio en la que nació el 22 de abril de 1451 la reina Isabel. La habitación es pequeña y sencilla, desprovista de reposteros, tapices y alfombras. El resto de la visita guiada (consulte horarios de apertura) incluye un recorrido por el claustro, el refectorio, la sala capitular, la iglesia, el sepulcro y en la planta superior las estancias.


Palacio de Juan II, actual convento de Nuestra Señora de Gracia.
Palacio de Juan II, actual convento de Nuestra Señora de Gracia. Foto: EnPueblo.

Desde este punto y a través de las principales calles de la villa, una imponente torre mudéjar de 65 metros de altura nos guiará hasta la iglesia de San Nicolás de Bari, que fue declarada Monumento Nacional en 1931. El templo, representante del arte románico-mudéjar, fue construido en el siglo XIII y reformado en el siglo XV. En el interior destaca la pila bautismal en la que fue bautizada la reina Isabel la Católica y, además, fue el escenario del matrimonio entre Don Juan II de Castilla e Isabel de Portugal. También aquí fue ordenado sacerdote Alonso de Madrigal “El Tostado”.


Iglesia de San Nicolás de Bari.
Iglesia de San Nicolás de Bari. Foto: EnPueblo.

El otro gran templo de esta villa es la iglesia de Santa María del Castillo, situado sobre una predominante loma, que según cuenta la tradición se levanta sobre los cimientos de una antigua fortaleza. En el interior, detrás del retablo, llaman la atención unas pinturas románicas al fresco que representan un pantocrátor descubiertas por Rodríguez Almeida en 1967.


Iglesia de Santa María del Castillo.
Iglesia de Santa María del Castillo. Foto: EnPueblo.

El brillante pasado histórico de esta localidad abulense también puede apreciarse en un edificio plateresco del que solo se ha conservado su fachada. El denominado ‘Arco de piedra’, ubicado en la calle de El Oro, fue la casa principal del Doctor Nicolás de Soto, médico de la casa real, primero como médico personal del príncipe Juan, y tras su muerte pasó a ser uno de los médicos que se encargaban de la salud de Isabel la Católica.



El recorrido por Madrigal de las Altas Torres se debe completar con una parada a la bodega de los Frailes, cuya visita guiada se concierta en la Oficina de Turismo. Se trata de una bodega monumental, por sus trazas y elementos arquitectónicos.


Qué ver cerca de Madrigal de las Altas Torres

  1. Arévalo, la capital de La Moraña, lugar también ligado a la reina Isabel la Católica pues entre sus calles pasó su infancia. Más información pincha aquí.

  2. El paseo fluvial de Arévalo. Más información pincha aquí.

  3. Medina del Campo, municipio en el que falleció Isabel la Católica en 1504. Más información pincha aquí.

  4. Alaejos, belleza mudéjar. Más información pincha aquí.


Galería fotográfica de Madrigal de las Altas Torres



Cómo llegar a Madrigal de Las Altas Torres