• Rebeca Díez

Descubre los 9 pueblos medievales con más encanto de Castilla y León

En todas y cada una de las provincias de Castilla y León se esconden rincones propios de la época medieval que te harán viajar al pasado. Hoy recopilamos una selección de nueve pueblos medievales con encanto, uno por cada provincia, que no te puedes perder. ¿A qué esperas para visitarlos?


Plaza de la Villa de Arévalo.
Plaza de la Villa de Arévalo. Foto: EnPueblo.

Arévalo (Ávila)

Esta histórica localidad abulense, inmersa en la comarca de La Moraña, es famosa por el tiempo que Isabel la Católica pasó entre sus muros durante su juventud, hecho que marcaría el futuro de la villa. Una historia que se percibe en su innumerable patrimonio, declarado Conjunto Histórico-Artístico, con iglesias mudéjares repartidas por todo el casco viejo, restos de su antigua muralla, plazas medievales porticadas, casas solariegas, palacios y una gastronomía que desprende en sus callejuelas un aroma irresistible.


“Quien de Castilla señor quiere ser, a Olmedo y Arévalo de su parte ha de tener”.

Este refrán, muy empleado en la Edad Media, permite imaginar la gran importancia que desempeñaba esta villa castellana en la historia. Conocida como “la ciudad de los cinco linajes” por las 5 familias aristocráticas que se asentaban en la ciudad, se convirtió en uno de los principales enclaves culturales de la corona de Castilla donde convivían judíos, moros y cristianos. Esta multiculturalidad se refleja hoy en el patrimonio religioso y civil de Arévalo, que dibuja en el callejero de la villa una estampa de torres mudéjares que asoman firmes por encima de los tejados. Todo ello, sin olvidarse del emblemático castillo de Arévalo por donde pasaron importantes personajes de la historia de España.


Puente de Medina desde el Paseo Fluvial.
Puente de Medina desde el Paseo Fluvial. Foto: EnPueblo.

Además es digno de mención el Paseo Fluvial de Arévalo ya que resalta el valor natural, patrimonial, cultural e histórico de la villa.


Covarrubias (Burgos)

Declarado Conjunto Histórico-Artístico Nacional en el año 1965 y Conjunto Histórico en el año 2001, Covarrubias recoge en sus casas, en sus calles y monumentos y en su entorno natural, esencias celtíberas, romanas, visigodas, medievales y barrocas, que lo convierten en uno de los lugares más emblemáticos de la provincia de Burgos.


Covarrubias. Foto: EnPueblo.

En el casco histórico de Covarrubias se pueden apreciar al menos siete monumentos clasificados de interés cultural (BIC). En la plaza del Obispo Peña así como en la plaza de Doña Sancha se puede apreciar los mejores ejemplos de la arquitectura agropecuaria típica de Covarrubias, donde se mezclan la piedra de la planta baja con los entramados de madera y el adobe de las plantas superiores.


Ampudia (Palencia)

A 40 kilómetros de distancia de Palencia, por la carretera que lleva a Cigales, se encuentra Ampudia. Una pequeña villa de la provincia palentina rodeada de historia y con mucho encanto medieval. Destaca su castillo, una fortaleza señorial del siglo XV, y la Plaza vieja, denominada de esta manera por ser la plaza más antigua del pueblo.



Su ubicación es de gran importancia, ya que es el vértice entre las dos calles principales del pueblo, la Corredera y la Ontiveros. Estas dos travesías son las únicas calles porticadas del municipio. Los postes que se conservan han sido restaurados en su mayoría junto con las fachadas de la casas, pero todavía se mantiene alguno de 1631.


La ruta por el municipio se debe completar llegando al atrio, rodeado por el Museo de Arte Sacro, el Ayuntamiento y la Colegiata de San Miguel Arcángel. Ante nuestros ojos se alza la torre de la iglesia, conocida en la provincia como la ‘Giralda de campos’ o la ‘estrella de campos’.


La Alberca (Salamanca)

La Alberca fue el primer pueblo español declarado Conjunto Histórico Artístico en 1940. Adentrarse en sus calles estrechas, empedradas y sinuosas sorprende desde el primer minuto, enmarcadas además por viviendas de muros de piedra o adobe con travesías de madera. Incluso algunas contienen aún la fecha de su construcción.


La Alberca. Foto: EnPueblo.

Sus edificios son uno de los aspectos que más llama la atención del municipio: la mayoría de tres plantas, una de las cuales sobresale un poco de la inferior. Este hecho provoca que en los callejones más estrechos, las partes más altas lleguen casi a tocarse. Sus balcones de forja llenan el pueblo de color gracias a las flores (en su mayor parte geranios) que adornan sus balcones.



Pero lo que convierte en especial a un lugar no es solo su parte más superficial, sino las sensaciones que evoca al disfrutar de cada uno de sus rincones.


Pedraza (Segovia)

Esta pequeña villa medieval amurallada, declarada Conjunto Monumental, destaca por ser uno de los rincones más bonitos de España. El acceso a Pedraza únicamente es posible a través de la Puerta de la Villa. Precisamente al lado de esta puerta se ubica la Cárcel de la Villa, integrada en la muralla.


Iglesia de San Juan de Pedraza.
Iglesia de San Juan de Pedraza. Foto: EnPueblo.

En la plaza Mayor de Pedraza, un lugar único por su forma irregular y cargado de historia, se encuentra la Iglesia de San Juan Bautista que es el único templo que se conserva abierto al culto en la actualidad. Otro de los monumentos de interés es el castillo, situado en una gran explanada, y la ermita de Nuestra Señora del Carrascal. Otro de los grandes atractivos de esta villa son los Conciertos de las Velas.

Calatañazor (Soria)

Sus calles estrechas y empedradas, así como sus casas con entramado de madera cubiertas de teja sobre las que se alzan las chimeneas cónicas pinariegas, invitan a caminar sin prisas por esta pequeña villa con sabor medieval, donde todo está cuidado al detalle.



En Calatañazor, la mejor forma de descubrir por qué es uno de los pueblos con más encanto de Soria y de Castilla y León, es perdiéndote en cada uno de sus rincones.



Peñalba de Santiago (León)

Peñalba de Santiago, erguido en la ladera de un monte, minimizado bajo las altas y blancas peñas marmóreas de las que toma nombre, constituye el mejor y más conservado ejemplo de arquitectura popular de la serranía berciana. El pueblo es de tipo concentrado y compacto, agrupándose todo él en torno a la iglesia.


Peñalba de Santiago.
Peñalba de Santiago. Foto: EnPueblo


El conjunto de Peñalba, con su ramillete de casas apiñadas alrededor de la iglesia, en el centro de un paraje majestuoso, y de un ambiente medieval y silencioso que todo lo envuelve.


Urueña (Valladolid)

Esta pequeña villa de aspecto medieval, declarada Conjunto Histórico Artístico en 1975, conserva uno de los cascos urbanos mejor conservados de la provincia de Valladolid. De su patrimonio destaca la iglesia parroquial de la Asunción, la Ermita de la Anunciada y el conjunto formado por la muralla y el castillo.



Desde 2007 Urueña es la primera Villa del libro de España, motivo añadido para realizar una visita a esta localidad.


Puebla de Sanabria (Zamora)

Considerado como uno de los pueblos más bonitos de España, este municipio zamorano se encuentra en lo alto de una montaña, fortificado por una gran muralla y rodeado por los ríos Tera y Castro.

Merece la pena recorrer sus calles empedradas, visitar el Castillo de los Condes de Benavente, recorrer toda la muralla exterior y disfrutar de las vistas de la zona baja del pueblo, conocida como el arrabal de San Francisco. Otra parada imprescindible es la plaza del Ayuntamiento, donde se encuentra la Iglesia de Santa María del Azogue y su torre con el reloj presidiendo la zona alta


Puebla de Sanabria
Puebla de Sanabria. Foto: Asociación Los pueblos más bonitos de España

.