• Rebeca Díez

Un apasionante viaje a la Edad Media en Calatañazor, pueblo soriano con un encanto especial

Castilla y León guarda rincones llenos de historia, una preciosa arquitectura popular y una atmósfera única. Es el caso del pequeño municipio soriano de Calatañazor, declarado Conjunto Histórico-Artístico Nacional en 1962. Un lugar, ubicado a tan solo 28 kilómetros de El Burgo de Osma, donde el tiempo parece haberse detenido en la Edad Media.


Calle Real y vista de la iglesia de Calatañazor.
Calle Real y vista de la iglesia de Calatañazor. Foto: EnPueblo.

Sus calles estrechas y empedradas, así como sus casas con entramado de madera cubiertas de teja sobre las que se alzan las chimeneas cónicas pinariegas, invitan a caminar sin prisas por esta pequeña villa con sabor medieval, donde todo está cuidado al detalle. Y donde la mejor forma de descubrir por qué es uno de los pueblos con más encanto de Soria y de Castilla y León, es perdiéndote en cada uno de sus rincones.


Qué ver de Calatañazor

Calle Real, eje vertebrador de la villa


Descubrir Calatañazor es dejarse llevar a largo de su Calle Real, eje principal del pueblo, que te guiará hasta la plaza Mayor que acoge en su centro un rollo bajomedieval y que reúne en su entorno el castillo de los Padilla y el ayuntamiento.


Calle Real de Calatañazor.
Calle Real de Calatañazor. Foto: EnPueblo.

Iglesia de Nuestra Señora del Castillo e iglesia de San Juan


De forma previa encontrarás la Iglesia de Nuestra Señora del Castillo, que tiene una mezcla de estilos gótico y románico, como es el caso de su portada. Se trata de un edificio de planta de salón con una sola nave y una torre adosada en su parte norte. A la posterior obra gótica tardía pertenece la Capilla Mayor, siendo la nave y el coro del siglo XVIII.



En su interior se halla una pila bautismal románica del siglo XI, el Cristo de Calatañazor o del Amparo, una talla del siglo XV en un retablo barroco del siglo XVII, y un pequeño museo que guarda variadas piezas de interés histórico y artístico. El Retablo Mayor, en su primera parte, es obra de Juan de Artiaga y Francisco Rodríguez mientras que el resto del retablo es del siglo XVII. Calatañazor cuenta también con los restos de la Iglesia de San Juan, de una sola nave, presbiterio y ábside, de la que hoy solo se conserva la portada.


Plaza Mayor y Rollo bajomedieval


Siguiendo la Calle Mayor llegaremos hasta la Plaza Mayor, que acoge el Rollo bajomedieval del siglo XV, que cuenta con una leyenda. Hay que recordar que el rollo era una columna de piedra que tenía una doble función: por un lado penal, ya que allí se exponía a los malhechores, y jurisdiccional, marcando el límite territorial. Partiendo de esa base, el rollo de Calatañazor pudo simbolizar el poder de D. Juan de Padilla, Adelantado Mayor de Castilla y señor de la villa en 1460.


Plaza donde se encuentra una estatua de Almanzor.
Plaza donde se encuentra una estatua de Almanzor. Foto: EnPueblo.

Castillo de los Padilla


Un poco más arriba llegaremos al Castillo de los Padilla, del siglo XIV, que tenía en origen torres cuadradas en las esquinas y una torre del homenaje de planta cuadrada. Más tarde se le añadieron las torres circulares de la fachada sur y las semicirculares que flanquean la puerta principal. Se separaba de la villa por medio de un foso artificial que se salvaba mediante un puente levadizo. Hoy en día el castillo conserva parte de la torre del homenaje y gran parte de sus murallas.



Aunque había tres puertas, hoy solo puede verse la más pequeña. Precisamente, desde el Castillo se obtienen unas bellas panorámicas del pueblo y del llamado Valle de la Sangre, lugar donde según la leyenda se libró la batalla en la que Almanzor fue derrotado.


“En Calatañazor, Almanzor perdió el tambor”


El origen del castillo se remonta a cuando Calatañazor se encontraba en una zona fronteriza y era el centro de escaramuzas entre las huestes árabes y cristianas. La leyenda dice que “en Calatañazor, Almanzor perdió el tambor”, lo cual significaba que fue aquí donde Almanzor (el gran caudillo de Al-Andalus) perdió su alegría debido a la derrota que se le infligió.



Según la tradición eso tuvo lugar en las inmediaciones de este castillo en una cruenta batalla contra las tropas cristianas en 1002. Venía de arrasar el monasterio de Santa María de la Cogolla, en La Rioja, cuando un ejército cristiano le esperaba para cortarle el paso. Se dice que le atacaron por la retaguardia, hiriéndole de gravedad y muriendo días después en Medinaceli, aunque no es un hecho probado.


La Ermita de la Soledad


Fuera del recinto amurallado de Calatañazor encontramos la Ermita de la Soledad del siglo XII, restaurada en gran medida, pero que muestra intacto el ábside y la puerta que se abre en el lado norte.


Ermita de la Soledad
Ermita de la Soledad. Foto: EnPueblo.

Sólo presenta decoración esta puerta en su arquivolta exterior que voltea sobre los ábacos volados al haber desaparecido las columnas adosadas a las jambas. En el ábside existen dos puertas tapiadas que se abrieron en el siglo xvii para el tránsito de los desfiles procesionales.


Galería fotográfica de Calatañazor



Qué ver cerca de Calatañazor

  • El sabinar de Calatañazor: a mitad de camino entre Calatañazor y La Fuentona encontramos un gran tesoro de la naturaleza. Un bosque que ofrece algunos de los ejemplares de sabina albar más longevos y altos de España. Alturas que alcanzan los 20 metros, troncos de 8 metros de diámetro, hasta 400 años de longevidad y una densidad boscosa inusitada.

  • La Fuentona de Muriel: El Monumento Natural de La Fuentona de Muriel constituye un escenario difícil de olvidar. Sus aguas limpias y cristalinas son el nacimiento del río Abión y conforman uno de los mejores espectáculos de la naturaleza de toda Castilla y León. (Más información).


La Fuentona
La Fuentona
  • La fortaleza califal de Gormaz: Su silueta domina el pequeño municipio de Gormaz, así como toda la comarca, con sus numerosas torres y su recinto amurallado con casi un kilómetro de perímetro. (Más información).



  • El Burgo de Osma: La impresionante torre barroca de 72 metros de la Catedral de Santa María de la Asunción preside, con elegancia y majestuosidad, el Conjunto Histórico-Artístico de El Burgo de Osma. Esta Villa de Interés Turístico -cuyo nombre oficial es El Burgo de Osma/Ciudad de Osma recoge la esencia de los pueblos sorianos, tan desconocidos como sorprendentes por su incalculable valor histórico, patrimonial, cultural y natural. (Más información).



  • Parque Natural Cañón del Río Lobos, una verdadera joya de la naturaleza. (Más información)

.


Cómo llegar a Calatañazor