• Raquel González

La belleza del ‘Buque de Castilla’

Peñafiel es una localidad repleta de monumentos, calles y rincones que hacen de ella un lugar especial y único. Pero si hay algo que le caracteriza, ese su castillo: el ‘Buque de Castilla’.


Entrada al Castillo de Peñafiel
Entrada al Castillo de Peñafiel

El castillo de Peñafiel guarda una gran historia entre sus muros. Ya hay constancia de su existencia en el año 943, época en la que León Ramiro II era el Rey de Castilla. Aunque pasó por diferentes manos que fueron realizando modificaciones en su edificación hasta lograr el aspecto actual y definitivo. Almanzor, Sancho García o Juan II de Aragón fueron algunos de sus dueños.


De su apariencia, llama la atención su forma naval, dando la sensación de que se trata de un barco en viaje por los campos de Castilla. Y es que su longitud es mucho mayor que su anchura (210 metros frente a 35).  Además, el conjunto está recogido por una primera muralla exterior del siglo XI, siendo así la parte más antigua de toda la construcción.  En su parte oriental se encuentra la única puerta de acceso, rodeada por dos torreones circulares. El recinto interior permanece delimitado por una segunda formación de murallas, mientras que en el centro de todo este conglomerado, se levanta la Torre del Homenaje, con 34 metros de altura repartidos en tres plantas.


Más allá de datos técnicos y estéticos, lo mágico que posee esta fortaleza es que logra transportar al visitante a la época medieval. No hacen falta soldados ni cañones para conseguir ese ambiente especial que solo se puede sentir desde lo alto de la Torre del Homenaje.  Además, debido a su enclave espectacular, desde lo más alto no solo se observa una vista preciosa del pueblo, sino también las verdes aguas por las que el ‘Buque de Castilla’ va realizando su recorrido.


 Vistas desde el Castillo de Peñafiel.
Vistas desde el Castillo de Peñafiel.

Otra cosa que llama la atención de este impresionante edificio es la manera de unir pasado y presente; tradición y modernidad. En su interior se encuentra el Museo del Vino, promovido en 1999 por la Diputación de Valladolid. Desde un principio, nació con el objetivo de dar a conocer la riqueza enológica de la provincia con el mayor número de Denominaciones de Origen de toda España: Valladolid. Los vinos de Tierra de León, Ribera del Duero, Toro, Cigales y Rueda se encuentran recogidos en una parte del castillo. En ella, los visitantes pueden percibir de una manera más cercana el proceso de la obtención de este producto, además de aprender toda su historia.


En definitiva, el castillo de Peñafiel es una de las mayores joyas que guarda la provincia de Valladolid. Muestra de ello es su proclamación como Monumento Histórico Nacional en 1917. Con más de once siglos de historia, ya se ha convertido en una seña de identidad de toda la comarca, además de difundir el legado de la viticultura vallisoletana.


Ver toda la galería fotográfica de Peñafiel