• Daniel González

Ayllón, un pueblo castellano que es una bendición

Lo primero que llama la atención de este pueblo segoviano es su color dominante, de un rojo óxido propio de la geología del terreno, y que se tizna en sus más grandiosos monumentos, así como en sus viviendas y calles. Una monocromía que armoniza todo su Conjunto Histórico-Artístico declarado en 1973 y que permite contemplar al pueblo medieval de Ayllón como un todo donde nada desentona.


Plaza Mayor de Ayllón
Vista panorámica de Ayllón desde el Cerro de "El Castillo"

De ostentosa historia y lugar de paso de importantes personajes ilustres, este municipio cuenta con una significativa colección de monumentos civiles y religiosos, que plasman en sus estilos las diferentes épocas de vida del pueblo. Algunos ahora son solo ruinas o fachadas, propio del trascurrir de los siglos, pero que no dejan de sorprender y deleitar al turista por su perfecta armonía con construcciones más modernas.



El crisol de las culturas en Ayllón


Aunque en la actualidad cuesta percibir a simple vista el paso de diferentes civilizaciones y pueblos por sus calles, no cabe duda que fue un lugar de residencia y defensa destacado a lo largo de los siglos. Para entender esto hay que hacer referencia al terreno donde se levanta, dotado de los elementos claves para su población. El casco antiguo de Ayllón se levanta en las faldas de un cerro que desciende paulatinamente hacia la ribera de río Aguisejo, que a su vez servía de defensa natural. Todo un regalo de la naturaleza que ha bendecido y ha hecho prosperar a este pueblo tan castellano.


Torre Albarrana de  La Martina
Torre Albarrana de La Martina

Sus orígenes se remontan a un asentamiento celtíbero, que guardaba estrecha relación con la cercana ciudad prerromana de Tiermes, y que fue destruido por los romanos. Del paso de estas dos civilizaciones apenas queda nada, salvo restos encontrados en el cerro, el mismo lugar donde más tarde los árabes construyeron una fortaleza, causa de que a este montículo se le llame popularmente como “El Castillo”. De esta construcción si que han perdurado importantes muestras, como los lienzos de muralla de tapial denominados "Los Paredones" y la torre albarrana de dicha muralla, conocida como "La Martina".

La torre de La Martina, recibe este nombre debido a que sirvió de antiguo campanario a la ermita románica de San Martín del Castillo, la cual ya está desaparecida

Y tras una larga reconquista ya llegó la época cristiana al municipio, sin dejar de lado la importante población judía que habitaba Ayllón, y que más tarde sería reprimida por las “Leyes de Ayllón”, que a modo general prohibió a los judíos el desempeño de ciertas actividades profesionales y estableció la segregación social de la comunidad judía.


Puerta de El Arco. Escudos de armas de los marqueses de Villena, Don Diego López Pacheco y su mujer

De su esplendor cristiano dejan sus huellas personajes ilustres como San Francisco de Asís, fundador del convento de San Francisco, hoy reconvertido en un establecimiento hotelero tras la salida de sus monjes en la Guerra de la Independencia contra la invasión napoleónica entre 1802 y 1813. En sus dependencias también se cree que se hospedó durante unos días la viajera Santa Teresa de Jesús.



Un conjunto medieval impertérrito al tiempo


Sin duda, lo que más enamora de Ayllón es su apariencia, que nos remonta siglos atrás cuando el municipio pasaba por su mayor esplendor y que ha permanecido imperturbable al paso de los años. Por eso, no sorprende su inclusión en la famosa lista de “Los Pueblos más Bonitos de España”.


El Arco de Ayllón
El Arco de Ayllón

Comenzando la visita por la ribera del río Aguisejo, nos adentramos al casco antiguo por “El Arco” -única de las tres puertas que se conserva de la muralla - y nos encontraremos a la derecha con Palacio de las Contreras, un interesante edificio de estilo gótico isabelino declarado Monumento Histórico-Artístico en 1969, y en cuyo interior se conservan unos bellos artesonados y un mobiliario de gran valor.


Palacio de los Contreras de Ayllón
Palacio de los Contreras de Ayllón

Siguiendo la corriente de sus calles, llegamos a la preciosa Plaza Mayor, epicentro de la vida de la villa. En ella se encuentran dos de los edificios más destacados de Ayllón, como son la iglesia románica de San Miguel y el Ayuntamiento. Una preciosa estampa ramatada por una fuente de cuatro caños situada en el centro de la plaza.


Plaza Mayor de Ayllón
Plaza Mayor de Ayllón. Ayuntamiento (derecha) e iglesia de San Miguel (izquierda)

Otra construcción destacada es el antiguo convento de las Monjas concepcionistas, del siglo XVI, que cuenta con una interesante portada que luce el escudo de los marqueses de Villena, sus fundadores.

De planta grecorromana y estilo románico, el complejo cuenta además con una bóveda de cuatro tramos y un claustro románico de dos plantas. En la actualidad, el convento es de propiedad privada y está dedicado a proporcionar alojamiento rural.

Convento de la Monjas Concepcionistas de Ayllón
Convento de la Monjas Concepcionistas

Pero no todo acaba aquí, pues de su noble pasado se conserva una interesante colección de palacios y casas señoriales, como la Casa Águila o la Casa Cuartel, que posiblemente sea el edificio civil más antiguo de Ayllón. Y no se puede acabar la visita sin mencionar la iglesia de Santa María la Mayor, de estilo neoclásico, construida sobre una anterior parroquia que se hundió en el 1697, destaca por su imponente campanario de piedra de 40 metros de altura, rematado con una espadaña.


Iglesia de Santa María La Mayor

El patrimonio artístico desaparecido de Ayllón


Consecuencia de su antigüedad, parte de los monumentos más antiguos de Ayllón o han desaparecido o se han dispersado o mezclado con otros estilos más antiguos. Eso ocurre con el ya mencionado castillo árabe o la muralla en el cerro, pero existen otras construcciones en este mismo lugar que se han perdido, como la ermita románica de San Martín del Castillo de la que todavía se conservan los cimientos de piedra.


También románicas eran la ermita de San Nicolás y la iglesia de San Juan; de la primera solo se conserva la portada situada ahora en el acceso al cementerio viejo, y de la segunda iglesia con ampliaciones góticas aún queda en pie el ábside con tres arcos de medio punto, una colección de canecillos y dos portadas.


Calles de El Muyo
Calles de El Muyo, pueblo "negro" de Segovia

Qué ver cerca de Ayllón


Que Ayllón es una visita imprescindible en un viaje por la provincia de Segovia no cabe duda, pero para entender más en profundidad todos sus contrastes es necesario mirar más allá de sus muros. En lo alto del cerro de El Castillo podrás ver una panorámica no solo de la villa, sino también de todo el entorno con la Sierra de Ayllón. Y es precisamente adentrándote hacia la sierra, donde te encontrarás con una deliciosa sorpresa: los pueblos rojos y negros.


Arquitectura popular de Madriguera
Arquitectura popular de Madriguera, pueblo rojo

Estos son una larga lista de diminutos pueblecitos -algunos apenas llegan a la docena de habitantes- que asombran por una arquitectura popular que imprime los colores del suelo, pasando de un intenso rojo a un negro pizarra en pocos kilómetros. De ellos, destacan Madriguera, pueblo rojo por excelencia, El Muyo, de matices negros, y Serracín, con una interesante mezcla de los dos colores. También mencionar otros como Villacorta, Alquité o Martín Muñoz de Ayllón (Ver reportaje en vídeo)


Iglesia de Santa María de Raiza
Iglesia de Santa María de Raiza

Todo un viaje cromático de fantasía, que podrás rematar con otros interesantes lugares y pueblos de la comarca, como Riaza y su preciosa Plaza Mayor, la iglesia románica de Santa María de Riaza, o la ermita de Hontanares y su entorno natural y área recreativa.


Cómo llegar a Ayllón