• Raquel González

Hornillos de Eresma, la definición del turismo rural

El pequeño municipio vallisoletano se sitúa a 35 kilómetros de la capital, junto al río Eresma y se encuentra completamente rodeado de pinares. Precisamente, este río es uno de los lugares más atractivos de la zona.


Iglesia de San Miguel

El entorno natural junto al Eresma y sus pinares, hacen que el alojamiento en las casas de turismo rural situadas en Hornillos, sea uno de los motivos por los que perderse en este pequeño municipio. Además de constituir un auténtico vergel, presenta una playa, conocida como “Valdigüete”.


Entre su caserío de ladrillo viejo y adobe se alza la Iglesia de San Miguel, una construcción del siglo XVII, barroca, de ladrillo, incluida su torre. En el interior, destacan tres retablos barrocos aunque el que se ubica en el altar mayor es el más relevante pues alberga la imagen de San Miguel Arcángel, una obra de Juan de Juni. A la entrada de la iglesia, la Cruz piedra pone la nota diferente a un monumento que es testigo del paso de los años.


Sus poco más de 150 habitantes celebran el 24 de agosto la festividad de San Bartolomé, donde las verbenas y todo tipo de actividades culturales y deportivas componen el cartel de unas fiestas en las que las peñas llenan de color las calles. Previamente, el 1 de junio rinden homenaje a la Virgen de la Luz con una merienda en el campo amenizada después por un animado baile.


Ver toda la galería fotográfica de Hornillos



©2021 por Pueblo en Pueblo