• Daniel González

A la vera de Cogeces…

En un valle entre páramos calizos, Cogeces enseñó y nosotros observamos sus casas de piedra, su puente medieval sobre el río Cega, sus pinares y sus paseos. Y cómo no su Iglesia Parroquial de San Martin de Tours, del siglo XIII y gótica, con una única nave  cubierta con bóveda de cañón con lunetos y toda ella decorada con yeserías barrocas que se quiebran y conforman rameados. También es digna de mencionar la plaza, donde se celebran y realizan las fiestas, las campanadas y las tradiciones del pueblo, plaza reformada hace poco por el arquitecto Iñaki Villares. El arquitecto madrileño nos acompañó y explicó de primera mano los entresijos del pueblo.


Iglesia Parroquial de San Martin de Tours de Cogeces de Íscar
Iglesia Parroquial de San Martin de Tours

Pero además de su patrimonio, destaca “La Olma”, como la llaman los cogezanos. La historia del árbol que enfermó tiempo atrás  y que en su ya marchitado tronco  guarda un gran número de recuerdos. Pese a que ya está muerto,  sigue transmitiendo la esencia de lo que es la vida rural: “un montón de historias ya muertas”. Historias que se pueden recuperar, árbol que todavía se puede nutrir con más recuerdos. La vida puede continuar y sin duda Cogeces de Íscar ofrece fuera de gustos, todo lo que nosotros añoramos y deseamos: paz y vida.


Ver toda la galería fotográfica de Cogeces de Íscar