• Raquel González

Santuario del Buen Suceso, una parada obligatoria de camino a Asturias

Muchos de los lugares que descubrimos, lo hacemos en mitad de un viaje, recorriendo las carreteras de nuestro país. Eso nos sucedió con la Ermita del Buen Suceso. Perteneciente al término de Huergas de Gordón (dentro del Ayuntamiento de La Pola de Gordón, Léon), este bonito edificio atrapa las miradas de los viajeros que van o vuelven del norte peninsular.



Pero, ¿cuál es su origen?


Según la tradición, un pastor y su hijo pescaban tranquilamente en el río Bernesga, cuando encontraron una imagen de la Virgen que trasladaron a la iglesia parroquial, donde quedó depositada. Pocos días después, comprobaron con sorpresa que la imagen había desaparecido, trasladándose, de manera inexplicable, a su lugar de aparición. Repitieron el proceso y volvió a suceder lo mismo. Por lo tanto, todos entendieron que debían construir un pequeño santuario en el lugar del descubrimiento, para así poder depositar la imagen encontrada.




Otro de los orígenes que se le otorga a esta Ermita reside en el agradecimiento a la Virgen por impedir que las tropas de Almanzor tomaran el Castillo de Gordón.


Más de tres siglos de historia


El edificio, tal como lo vemos hoy en día, se comenzó a construir en el siglo XVIII, como queda recogido en una inscripción que se encuentra sobre una de las puertas de acceso.

“Esta obra se hizo siendo cura de la villa de Huergas y administrador de la Virgen del Buen Suceso el señor D.José Suárez Bayón y mayordomo Manuel de Bobis, vecino de dicha villa. Año 1766”.



Una estructura peculiar


El templo consta de dos puertas: Una de ellas situada a los pies y cubierta con un pórtico con tres arcos de medio punto y otra en el lateral de la nave, protegida por otro pórtico de tres tramos de crucería con arcos de medio punto que descansan sobre pilares. El exterior se remata con una espadaña, construida en 1808, con cuatro vanos de medio punto, dos de ellos destinados a campanario.




Su interior presenta planta de cruz latina, con un amplio crucero rematado con una cúpula. Este está separado de la nave por una reja realizada en forja de hierro y con las iniciales en metal dorado del donante de la misma, Francisco Javier Bernardo de Quirós.


En 1983, fue declarado Monumento Histórico Nacional


Cada año, a primeros de septiembre, se celebra una romería organizada por la Piadosa Asociación de Nuestra Señora del Buen Suceso (1906), a la que acuden las autoridades del Ayuntamiento de La Pola de Gordón, debido a que en 1938 declararon a la Virgen patrona de Gordón.




Como podemos comprobar, existe toda una historia detrás de unos muros que descubrimos en un viaje por carretera. ¿Cuántos veces más nos sorprenderán las pequeñas joyas que existen alrededor de nuestra Comunidad?