• Daniel González

¿Sabías que…? En Villagarcía de Campos

La villa se levanta a 50 kilómetros de Valladolid, próximo a la provincia de Zamora y en plena Ribera del Sequillo. Su figura se atisba desde las murallas de Urueña, en la extensa planicie de Tierra de Campos.


Vistas de Villagarcía de Campos desde el cielo

1. Las calles de esta histórica villa vieron crecer a don Juan de Austria, también conocido como “Jeromín”, hijo bastardo de Carlos I de España, que  sería reconocido como hijo legítimo por su hermano Felipe II en 1559 después de una cacería celebrada en los bosques cercanos al monasterio de La Santa Espina.

Retablo de Juan de Herrera en Villagarcía de Campos

2. Dentro del pueblo destaca por sus dimensiones la Colegiata de San Luis, considerada como uno de las más importantes escuelas de los Jesuitas. La iglesia conventual es un edificio renacentista del siglo XVI construido en piedra, en cuyo interior se guarda un retablo diseñado por Juan de Herrera, el mismo arquitecto de la Catedral de Valladolid y de El Escorial. La colegiata posee un museo en su cripta donde se guarda una interesante colección de esculturas, tapices y pinturas.


Colegiata de Villagarcía de Campos

3. El municipio, cuenta además con una iglesia mudéjar del siglo XV dedicada a San Pedro, mayormente de piedra, excepto la torre que esta construida en ladrillo y piedra. También, repartidas por las calles de Villagarcía, podemos encontrarnos con varias casonas señoriales bien conservadas.


Castillo de Villagarcía de Campos

4. Como muchos otros pueblos de la asolada Tierra de Campos, Villagarcía tiene parte de su patrimonio desaparecido o en ruinas. Un ejemplo es el palacio del mayordomo de Carlos V, don Luis de Quijada del que solo queda el recuerdo histórico, de que en sus muros residió y fue educado “Jeromín”. Por otro lado se encuentra su castillo en ruinas del siglo XV, que conserva todavía parte de su estructura original, como la puerta de acceso.


¿Qué ver de Villagarcía de Campos?




©2021 por Pueblo en Pueblo