• Rebeca Díez

Ruta por los castillos de la provincia de Burgos: 10 visitas obligatorias

Si deseas disfrutar de la espectacularidad de estas fortalezas, debes desplazarse a Castilla y León ya que es, sin lugar a dudas, tierra de castillos. Una buena opción es acudir hasta Valladolid, la provincia con mayor número de castillos mejor conservados, pero lo cierto es que en todas y cada una de las provincias te esperan fortalezas increíbles. Pero hoy viajaremos hasta la provincia de Burgos para conocer los castillos y fortalezas más relevantes que debes visitar.


Castillo de Frías.
Castillo de Frías. Foto: EnPueblo.

¿Te animas a conocerlos?

 

Olmillos de Sasamón


El Castillo de Olmillos de Sasamón es la joya más importante de la localidad. No se trata de una construcción defensiva, sino de un palacio de recreo o vacacional. Fue construido a petición de Pedro de Cartagena, regidor de Burgos, en 1446. La flor de lis (símbolo de los Cartagena) se puede encontrar labrada en diferentes partes del castillo.

Castillo de Olmillos de Sasamón.
Castillo de Olmillos de Sasamón. Foto: EnPueblo.

Por falta de descendencia masculina, el mayorazgo y sus bienes pasaron a la casa de los Franco de Guzmán y posteriormente a la casa de Mendoza y en el siglo XIX a los duques de Gor. Fue incendiado el 22 de julio de 1812 por los guerrilleros Santos Padilla y Melchor Cossío, junto con la iglesia de Sasamón, durante la Guerra de la Independencia, después de que las tropas francesas abandonaran el pueblo. Al parecer acusaba a influyentes personalidades locales de colaborar con los franceses.

Actualmente, el castillo es de propiedad privada, se encuentra completamente reformado, y a finales del año 2005 abrió sus puertas como hotel de 4 estrellas con nombre Señorío de Olmillos.


Frías


El castillo de Frías, oficialmente castillo de los duques de Frías y también llamado castillo de los Velascose erige sobre la parte más alta del cerro de La Muela. Visto en la lejanía, desde el valle a sus pies, ya impone, pero desde cerca deja todavía más ojiabierto, pues parece que sus muros se te van a caer encima. Una percepción que deja claro porque está considerado como uno de los castillos más espectaculares del país.


Castillo de Frías.
Castillo de Frías. Foto: EnPueblo.

Aunque la primera mención de la fortaleza de Frías data del siglo IX, el edificio actual comenzó a levantarse en el siglo XII con finalidad defensiva y sufrió diversas ampliaciones y reformas en siglos posteriores. Destaca por su peculiaridad la torre del homenaje, la parte más antigua del conjunto, que está ubicada y enriscada sobre una roca separada del resto de la construcción con defensas y aljibe propios. El resto del complejo está formado por un patio de armas que conserva en su lado sur tres ventanales adornados con capiteles románicos, y la torre donde se emplazó en el siglo XVI o XVII un reloj con campana para el aviso y servicio de los fredenses.


La visita al castillo cuesta 2€, y con ella podrás subirte a lo más alto de sus muros y apreciar unas increíbles vistas panorámica de todo el pueblo y el valle (horarios y días de visita)

Castrojeriz


En lo alto del cerro, a 900 metros de altitud, se levanta el castillo de Castrojeriz. Su forma es muy irregular, debido tanto a las sucesivas ampliaciones sufridas como a su adaptación a la condición escarpada del terreno.


Castrojeriz y su castillo.
Castrojeriz y su castillo. Foto: EnPueblo.

El patio de armas, la obra más irregular del castillo, se encuentra a un nivel algo inferior al resto de la fortaleza, ya que los muros se asientan directamente sobre la roca. Las cubiertas se hallan completamente arruinadas, aunque aún se pueden observar los arranques de las bóvedas. Esta parte central debió ser la torre del homenaje. La parte del oeste consistió en un torreón al que se accedía desde el cuerpo anterior. En la esquina posee un gran cubo como complemento defensivo. El lienzo que cierra estos tres cuerpos tiene un grosor de casi tres metros para reducir su debilidad. En cuanto a la fecha de construcción, la fortaleza, excepto el torreón de época anterior, parece que fue realizada en los siglos XIV y XV. Aunque se sabe que en el 882 Munio Núñez restauró la fortaleza, los restos que aún se conservan datan de los siglos anteriormente mencionados.


Covarrubias


El torreón de Covarrubias es el único superviviente de la red de fortificaciones que Fernán González tenía a lo largo del río Arlanza. Está declarado conjunto Histórico-Artístico desde el año 1931, es de Titularidad Privada y se compone de Torreón (Siglo X), Murallas (Siglo XII) y Caserón Solariego (Siglo XVIII). El Torreón se construye en el año 942, el mismo en el que se funda Castilla, motivo por el que hablamos del primer edificio defensivo Castellano y a la vez del primer símbolo de Castilla, ya que según parece Fernán González utilizó para identificarse en la batalla un Vexilo de Guerra de color ocre y con un torreón trapezoidal en oro en el centro.

Horarios y tarifas de visitas
Torreón de Covarrubias.
Torreón de Covarrubias. Foto: EnPueblo.

Peñaranda de Duero


El castillo de Peñaranda es una gran fortaleza que domina de forma clara el caserío. Su planta alargada y quebrada se adapta de forma perfecta al escarpado roquedo sobre el que se asienta, la famosa Peña de Aranda, ocupando aproximadamente la mitad occidental de la misma. La puerta de acceso se halla al Este, separada del resto por un foso excavado en la roca viva.


Castillo de Peñaranda de Duero.
Castillo de Peñaranda de Duero. Foto: Ayuntamiento de Peñaranda de Duero.

En el conjunto fortificado, destaca la céntrica y sólida torre del homenaje, de finales del siglo XV. Consta de planta baja y tres pisos. En la actualidad, su acceso se realiza por el Este a través de un arco ojival situado en el primer piso, al que se llega mediante una escalera metálica de reciente factura. En el interior de la torre del Homenaje se ha instalado el Centro de Interpretación de los Castillos.


Medina de Pomar


Dentro del Casco Histórico medinés se encuentra uno de los edificios más emblemáticos y destacados de la ciudad, el Alcázar de los Velasco o de los Condestables, conocido como "Las Torres". El alcázar, edificio de carácter defensivo, fue declarado BIC en 1931. Compuesto por dos grandes torres unidas por un cuerpo central aún conserva sus almenas, los grandes muros y la escasez de vanos. El inicio de su construcción se sitúa a finales del siglo XIV. En su interior alberga el Museo Histórico de Las Merindades, un punto de partida perfecto para descubrir la historia de la comarca.



Poza de la Sal


El castillo de Poza de la Sal es una de las fortalezas más espectaculares e inexpugnables de la provincia de Burgos. El primitivo castillo estuvo muy probablemente situado en la zona que hoy se denomina el Castellar. Entorno a la fortaleza se instaló la población. Desde allí descendió en los siglos XI o XII para ocupar el emplazamiento actual, que en esa época recibía el nombre de Poza de Yuso o de Abajo.

Castillo de Poza de la Sal.
Castillo de Poza de la Sal. Foto: Ayuntamiento Poza de la Sal.

Cebolleros


El castillo de las cuevas se encuentra en la población de Cebolleros, provincia de Burgos, y a tan solo unos 17 kilómetros de Medina de Pomar. La obra la comenzó en el año 1978 Serafín Villarán, que en el momento de comenzar la obra contaba con 42 años. Utilizó como materia prima guijarros del río Nela y realizó la obra en fines de semana y vacaciones, ya que su residencia estaba radicada en Santurce.


Castillo ubicado en Cebolleros.
Castillo ubicado en Cebolleros. Foto: Cronoser.

El Horario de apertura es de 12:00 a 15:00 y de 17:00 a 22:00.
Para poder visitar el castillo de las cuevas hay que ir entre el 1 de julio hasta mediados de septiembre. Semana Santa y puentes también está abierto, pero no el puente de la Constitución ni las navidades.

Arenillas de Muñó


Los Padilla levantaron esta fortificación a mediados del siglo XV. Su torre del homenaje es de planta cuadrada, tiene unos 18 metros de altura y está rematada por una corona de matacanes sobre la que se levanta un parapeto almenado.



En sus gruesos muros de sillarejo se abren varias rasgaduras verticales para tiro de ballesta y unas cuantas troneras para fusilería de pequeño calibre. Una cerca rectangular forma junto a la torre un amplio patio de armas. Antes de pasar a manos de los duques de Abrantes, el más ilustre propietario del castillo de Arenillas de Muñó fue don Gutiérrez López de Padilla, mayordomo del rey Felipe II. Se encuentra parcialmente en ruinas, y en parte transformado. Es de propiedad particular y se usa como vivienda y almacén.


Sotopalacios


El castillo de Sotopalacios se encuentra situado en las proximidades del que fuera solar de El Cid Campeador, junto al cauce del Molinar, cercano a la localidad de Sotopalacios. Es una construcción de los siglos XIV y XV que ha pertenecido a diversas familias nobles, entre ellos los Manrique o los Padilla. El castillo de Sotopalacios es de grandes proporciones y buena ejecución. Su planta es cuadrada y posee tres torres cuadradas en sus esquinas, una de ellas albarrana. La obra principal data del siglo XV, y su elegante aspecto denota un carácter más palaciego que defensivo. En su interior hay un patio alrededor del cual se disponen distintas salas palaciegas.



Es uno de los más grandes y mejor conservados castillos de la provincia de Burgos, gracias a la labor de restauración que durante muchos años está llevando a cabo su propietario. Es de propiedad particular, y se usa como vivienda.