• Rebeca Díez

La basílica visigótica de San Juan de Baños, testigo de siglos de historia

La localidad palentina de Baños de Cerrato puede presumir de contar con la iglesia cristiana más antigua de España que se conserva en pie. Se trata de la Basílica de San Juan de Baños, que fue levantada en el 699 de la Era Hispánica que corresponde a la 661 actual, y que fue declarada Monumento Nacional en el año 1897.


Basílica de San Juan de Baños.
Basílica de San Juan de Baños. Foto: EnPueblo.

Una joya visigótica, relativamente desconocida, cuyo exterior pero especialmente su interior bien merece una visita. Y es que San Juan de Baños representa un claro reflejo del reino visigodo dentro de una dualidad hispanorromana y germánica.


Interior de la basílica.
Interior de la basílica. Foto: EnPueblo.

Orígenes de la basílica


La tradición vincula su edificación a la voluntad del monarca visigodo Recesvinto. En el año 661 y tras batallar con los vascones, el rey visigodo pasó por este lugar camino de Toledo y sufrió una litiasis renal, por lo que le recomendaron que bebiera agua del manantial. En agradecimiento a lo que consideró una curación milagrosa, Recesvinto ordenó construir allí una basílica visigoda dedicada a San Juan Bautista. Así lo atestigua la lápida conservada en el arco triunfal del templo:

“Precursor del señor, Mártir, Bautista Juan, posee el eterno don esta basílica para ti construida; la cual devoto yo, Recesvinto Rey, yo mismo amador de tu nombre, te he dedicado, erigiéndola y dotándola a expensas mías y dentro del territorio de mi propia heredad en la era 699, año décimo tercero de mi glorioso correinato”.

Inscripción en la lápida.
Inscripción en la lápida. Foto: EnPueblo.

En la iglesia hay dos replicas en yeso de la lápida votiva, una apoyada en la pared para que los visitantes puedan contemplarla de cerca, la segunda en su lugar original tal y como estuvo colocada. La original se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional aunque no está expuesta al público.


Al lado de la Basílica de San Juan de Baños se encuentra la famosa fuente cuyas aguas “devolvieron” la salud al rey Recesvinto. La fuente de Recesvinto, declarada Monumento Histórico-Artístico, está construida con dos arcos de herradura que acceden a una especie de depósito que es donde está el manantial. Todo ello está protegido por rejas modernas.


Aguas de la fuente de Recesvinto.
Aguas de la fuente de Recesvinto. Foto: EnPueblo.

Además, muy cerca de la actual iglesia los arqueólogos localizaron el “ara de las ninfas” con una dedicatoria votiva a las diosas benéficas del manantial.


Una basílica con 13 siglos de historia


Muchas han sido las reconstrucciones y modificaciones que ha sufrido este templo, tal y como se ha comprobado por diversos trabajos arqueológicos. En el siglo VIII durante la dominación musulmana, Baños de Cerrato es parcialmente despoblada y la basílica parcialmente destruida. A partir del siglo IX se vuelve a repoblar y en el siglo XII el templo pasa a pertenecer al patrimonio de la reina doña Urraca. Posteriormente perteneció a los monjes de San Isidro de Dueñas, fue parroquia hasta el siglo XVI para pasar a ser ermita en el siglo XVII.



A pesar de la invasión musulmana, la basílica no sufrió excesivos daños por parte de los musulmanes, debido en parte al gran respeto que la figura de San Juan Bautista inspira al Islam.


Características del templo


Gracias a las excavaciones efectuadas entre 1956 y 1963 se puede saber que su planta primitiva era la de un cuadrado de unos once metros de lado al que se añadían un pórtico, la capilla central de la cabecera y los dos extremos del transepto con otras dos capillas laterales en la cabecera separadas de la central. Esta estructura de gran originalidad se puede contemplar en la recientemente descubierta basílica de Santa Lucía del Trampal en la provincia de Cáceres.


Sin embargo, la posterior remodelación gótica suprimió ese espacio libre y anuló los ámbitos laterales visigodos, convirtiendo la planta de la iglesia en un aula rectangular basilical de tres naves, mucho mayor la central que las laterales y cuya altura es aproximadamente el doble que la anchura, separada por cuatro arcos de herradura sobre columnas cilíndricas, posiblemente reutilizadas de algún monumento romano, la primera adosada al muro del testero. Sobre cada uno de los arcos hay una ventana al exterior aprovechando la diferencia de altura entre la nave central y las laterales.



Las naves se encuentran separadas por arcos de herradura que se apoyan en columnas con capiteles corintios. En total ocho columnas de mármol, formados por basa, fuste y capitel. Los muros están construidos con sillares grandes bien escuadrados colocados a hueso, es decir, sin argamasa. La iglesia se cubre con techumbre de madera a doble vertiente, colocada en época moderna. El ábside central presenta bóveda de cañón y los laterales bóvedas de crucería góticas.



El presbiterio o parte central de la cabecera es de época visigoda, aunque la cubierta a dos aguas y el muro que las sostiene han sido levantados posteriormente. La decoración escultórica es relativamente clásica, tradicional y austera. El arco exterior del pórtico también es original, construyéndose en 1865 la parte superior del muro que terminaría en espadaña.


El templo se ilumina a través de pequeñas ventanas en forma de herradura abocinadas, en el muro del fondo del presbiterio, en el hastial de la fachada por encima del pórtico y en la nave central por encima de las arcuaciones de los muros de la misma. En el ábside central encontramos una ventana central con arco de herradura con una vistosa celosía.



Sobre los arcos de separación de las naves se prolonga el muro de la nave central y se sitúan los pequeños arcos abocinados de las ventanas del templo, cuatro a cada lado. Por encima de las ventanas destacan los frisos esculpidos como impostas, ornamento que se encuentran tanto en el interior como en el exterior del edificio.



En el suelo del ábside situado al norte, se conserva una primitiva pila bautismal de grandes dimensiones. En aquella época el bautismo se hacía por inmersión y era frecuente que los nuevos bautizados fueran personas adultas.


Pila bautismal.
Pila bautismal. Foto: EnPueblo.

En el presbiterio de la iglesia se encuentra una reproducción en bronce de la corona votiva de Recesvinto, perteneciente al tesoro de Guarrazar y cuyo original se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid.


Corona de Recesvinto.
Reproducción de la corona de Recesvinto. Foto: EnPueblo.

Galería multimedia de la basílica de San Juan de Baños



Horarios de apertura y visita guiada


  • Desde el 1 de abril y hasta el 30 de septiembre: apertura de martes a domingo de 10:30 a 14 y de 16:50 a 20 horas. Lunes cerrado. Las visitas guiadas son cada 30 minutos de 11 a 13:30 y de 17 a 19:30 horas.

  • Desde el 1 de octubre y hasta el 31 de marzo: apertura de martes a domingo de 11 a 14 y de 16 a 18 horas. Lunes cerrado. Las visitas guiadas son cada 30 minutos de 11 a 13:30 y de 16 a 17:30 horas.

  • Los días 24,25 y 31 de diciembre, 1 y 6 de enero permanecerá cerrado.

El precio de la entrada general, que incluye la visita guiada a excepción de los miércoles, tiene un coste de 2 euros; de 1,50 euros para grupos con un mínimo de 10 personas; con carné joven cuesta 1 euro mientras que la entrada es gratuita todos los miércoles y para los niños hasta 10 años.

Para más información pueden contactar llamando al número de teléfono 628 720 885.


Cómo llegar a la Basílica de San Juan de Baños de Cerrato