• puebloenpueblo

El Real Fuerte de la Concepción, la ruina habitada

"No te dejes engañar por las apariencias". Esto parece decir el Real Fuerte de la Concepción, situado en la localidad salmantina de Aldea del Obispo rayando con Portugal. Una singular e histórica construcción militar del siglo XVII que te hace replantear el significado de la palabra ruina.


Real Fuerte de la Concepción de Aldea del Obispo
Ruinas del Real Fuerte de la Concepción

De ser escenario de trifulcas militares entre Portugal y España, el fuerte se ha transformado en un hotel y lugar de descanso. Pero no hace poco esta fortificación no era más que una impresionante estructura de sólida piedra avocada a un destino pesimista. Su reconversión a principios del presente siglo, hizo que todo y nada cambiase. Todo, porque sus muros, testigos de desencuentros e historias de miles de soldados de distintas nacionalidades, pasaron a alojar a turistas deseosos de historias y encuentros culturales. Y nada, porque la ruina sigue siendo eso, o al menos vista desde su exterior.


Un trampantojo visual, que hace aún más extraordinario a este lugar declarado Bien de Interés Cultural en 1992, y que invita a adentrarse dentro de sus muros para conocerlo de verdad, pues más allá de lo que el ojo ve, existen otras muchas sorpresas:



Perspectiva, una fortaleza muy distinta a las demás


Este baluarte forma parte del conjunto de fortificaciones que vigilaban la frontera entre España y Portugal, o La Raya como la llaman los lugareños. Tanto es así que desde sus muros se advierten las tierras lusas a apenas 500 metros.


Pero lo que hace única a esta fortaleza es su difícil visión, pues, aunque está situada en lo alto de un cerro, no es fácil de distinguir. Razón de ello es su relativa juventud, con solo tres siglos de historia, colocándose su primera piedra en el siglo XVII, en una época donde la altura y el aspecto amenazante no debía ser percibida desde lo lejos, como pasa con la mayoría de castillos medievales, sino que convenía acercarse para tomar conciencia de sus increíbles dimensiones.


Un camuflaje originado por unos muros parcialmente excavados sobre la tierra y al entramado de fosos que los rodean, y que rompen todos nuestros esquemas mentales de lo que debería ser un castillo.


Patio de armas del fuerte
Patio de armas del fuerte. Foto Ayuntamiento Aldea del Obispo

Fortuna, la triple suerte de un fuerte indestructible


Tres circunstancias se han dado a lo largo de la historia de este emblemático edificio, que permiten su disfrute actual. Las tres podría decirse que “caídas del cielo”.


Para entender la fortuna del fuerte es necesario rematarse siglos atrás, en un momento de refriegas entre los bandos español y portugués. En el siglo XVII, varias décadas de unión entre ambos reinos no frenaron los deseos de los portugueses de ser independientes, que culminó en la Guerra de Restauración portuguesa contra la Monarquía Hispánica. Una de las estrategias del bando español para la protección de la frontera fue dotar a esta zona de una verdadera defensa, y para ello se fortalecieron los castillos ya existentes como el de Ciudad Rodrigo o el San Felices de los Gallegos, y se decidió construir uno nuevo: el Real Fuerte de la Concepción.


Ruinas del Real Fuerte de la Concepción
Ruinas del Real Fuerte de la Concepción

Un nombre el de este fuerte que no es fortuito, pues su edificación comenzó en un 8 de diciembre de 1663, festividad de la Inmaculada Concepción. No obstante, esta primera estructura armada, levantada por órdenes del Duque de Osuna, fue demolido tras la derrota del mismo en la batalla de Castelo Rodrigo. Una destrucción que podía haber sido completa si no fuera porque la pólvora con la que pensaban llevar a cabo se mojó por un temporal. Circunstancia que hizo que el primigenio fuerte conservara las ruinas que darían lugar a su reconstrucción 70 años después.


El segundo acontecimiento determinante ocurrió en la Guerra de la Independencia contra Francia (1808-1814) cuando por motivos estratégicos el ejército inglés comandado por el Duque de Wellington decidió su demolición de nuevo. Pero otra vez fue la pólvora mojada por el mal tiempo lo que salvó al castillo de su completa destrucción. Voluntad divina o doble suerte, sea lo que sea, una bendición que agradecemos ahora.


Y tuvieron que transcurrir dos siglos enteros de abandono, en el que los restos de la fortificación se convirtieron en una cantera ilegal, para que la mano de la fortuna volviera a tocarle. El terreno donde se levantaba, que había pasado a ser propiedad de varios vecinos de Aldea del Obispo, fue adquirido por un particular a principios de este siglo, que rehabilitó y convirtió el fuerte en un hotel, función que cumple actualmente formando parte de la cadena Eurostars.


Real Fuerte de la Concepción
Estrella de 16 puntas que forma el Fuerte. Foto cedida por el Hotel Eurostars

Estrella, la forma que dibuja su entramado de muros y fosos


No es exagerado afirmar que el Real Fuerte de la Concepción es una de las fortificaciones militares más espectaculares de toda España. Podrían alegarse muchas razones como bien hemos visto, pero una de las de mayor peso es su increíble entramado de murallas, baluartes y fosos que forman una estrella de 16 puntas a vista de pájaro.


Se trata de un espectacular complejo defensivo diseñado por reconocidos ingenieros militares del siglo XVIII, donde todo tiene un sentido estratégico. Llegó a contar con cuatro baluartes y revellines, fosos, puente levadizo, parapetos, casamatas, capilla, cisternas, hospital o casa del gobernador. Todo ello en torno a un centro neurálgico: la gran plaza de armas de planta cuadrada, en cuyos márgenes se situaban las habitaciones de los soldados. Lo rematan unas caballerizas y el fortín de San José construidos a poca distancia.



Una vez entendidas sus grandiosas dimensiones no es de extrañar que sobreviviera a los sucesivos intentos para demolerlo y a la improvisada cantera ilegal formada después. Una resistencia que permite que hoy podamos disfrutar de él, pero sin dejar de advertir las huellas de su pasado en los huecos de sus muros.


Aula de Interpretación del Real Fuerte | Maqueta a escala

El pueblo de Aldea del Obispo, en su Plaza Mayor, cuenta además con un Aula de Interpretación del Fuerte, donde se puede contemplar la maqueta a escala de la fortificación y hacerse una idea de cuál fue su aspecto original.


Información útil para la visita de el Aula: el precio es de 1 euro por persona y los teléfonos de contacto son: 923 48 83 02 (lunes y jueves por la mañana) y 628 54 99 12 (todos los días).

Interior reacondicionado del Real Fuerte de la Concepción
Interior rehabilitado del fuerte

La ruina habitada, presente y futuro del fuerte


Guerra, pólvora, saqueo, olvido... Son muchas las historias que las jóvenes piedras del fuerte pueden contarnos. Piedras inesperadas, afortunadas y estrelladas todas ellas, que mantienen su identidad ruinosa intacta, pese a su reconversión en un hotel. Tanto es así, que dicha obra recibió en 2014 el premio a la mejor restauración de un edificio militar en España.


Porque, ¿Qué es una ruina en realidad? ¿Cuándo una ruina deja de serlo? El Real Fuerte de la Concepción es la respuesta perfecta. La perfecta ruina.


Visión nocturna del castillo. Autor: Javier Herrera González
Visión nocturna del castillo. Autor: Javier Herrera González

Información importante para la visita al Fuerte


Para la visita del Real Fuerte de la Concepción caben varias opciones:

  1. Alojarse en el hotel, donde podrás hacer una inmersión absoluta en la historia, forma y vida del fuerte, además de poder disfrutar sin prisas de otros atractivos turísticos y gastronómicos de la comarca

  2. Visita gratuita todos los jueves del año, en horario de mañana de 11:00h a 14:00h.



Cómo llegar al Real Fuerte de la Concepción


Para llegar al fuerte, la mejor manera es poner en Maps la dirección del Hotel Fuerte de la Concepción y llegarás sin problemas. No obstante en el pueblo de Aldea del Obispo existen varias señales bien colocadas que indican la carretera para acceder al parking de la fortaleza, el cual es completamente gratuito y espacioso y compartido con el hotel.



Galería Fotográfica del Fuerte