• Raquel González

Castrillo de los Polvazares, un municipio con personalidad propia en la Comarca de la Maragatería

Si existe una localidad que destaque por su sabroso cocido maragato, ese es Castrillo de los Polvazares. Pero su conocida gastronomía tan solo es un atractivo más de este lugar, que fue declarado Conjunto Histórico-Artístico de alto valor monumental en 1980.


Castrillo de los Polvazares
Castrillo de los Polvazares

¿Cuál es su origen?


Los habitantes de Castrillo fueron tradicionalmente arrieros maragatos. Comerciantes que traficaban con vinos, pescados y muchos más bienes. Sus casas, también denominadas arrieras, están estructuradas en función de esta actividad, lo cual se puede observar en sus grandes puertas para el uso de carros o en sus patios interiores, que son el centro de organización de la casa.


El pueblo originalmente se encontraba en otra ubicación, pero lamentablemente fue destruido por unas riadas y se reconstruyó en el siglo XVI en su localización actual.



Castrillo de los Polvazares
Castrillo de los Polvazares

Los arrieros maragatos disfrutaron de un gran poder e influencia en la zona entre los siglos XVI y XIX, debido a que la comarca maragata se encuentra situada en un punto estratégicos en las comunicaciones del interior de la península y Galicia. Aunque la decadencia de su profesión comenzó con la llegada del ferrocarril a Astorga en 1866.


Hasta el momento, Castrillo de los Polvazares era un municipio independiente, pero en 1975 su ayuntamiento decidió incorporarse a Astorga.


Una arquitectura popular destacable


El pueblo constituye un pintoresco conjunto monumental, ya que se presenta uniforme en cuanto a sus construcciones, con calles empedradas, que conservan su esencia de hace siglos. Otro rasgo característico de las casas son sus ricas fachadas de piedra, típica de una región en la que abunda la pizarra.


Castrillo de los Polvazares
Castrillo de los Polvazares

Las portadas son adinteladas o de medio punto y las fachadas cuentan en su mayoría con galerías corridas abiertas y escaleras exteriores. También destaca la carpintería de sus construcciones de madera, además de los aleros de los tejados.


Un pueblo de libro


Tal es su belleza, que son muchos los artistas que han elegido Castrillo de los Polvazares como inspiración. Por ejemplo, la escritora Concha Espina ubica aquí su novela “La Esfinge Maragata”, en la que rebautiza al pueblo como Valdecruces. Además, la mujer del cineasta francés René Claris fue vecina del municipio hasta su muerte en 2006.



Castrillo de los Polvazares
Castrillo de los Polvazares

Qué ver en Castrillo


Lo más recomendable para visitar en este excepcional enclave es su conjunto en general, paseando por sus calles, disfrutando del tono marrón de casas, plazas y viviendas con ventas y puertas en color verde… Pero podemos destacar algunos lugares imprescindibles:


La Calle Real


Es la calle principal y la más amplia, debido a que por ella pasaban gran parte de los carruajes y en la actualidad recoge al mayor número de restaurantes. Esta destacada vía permite disfrutar de la impresionante arquitectura maragata de las viviendas que la conforman, muy características por su fisonomía. Además, en ella se encuentran algunos talleres artesanales.


Castrillo de los Polvazares
Castrillo de los Polvazares

Cristo de Arriba


Se trata de una cruz que bifurca la calle real en dos. Es uno de los elementos más destacables de Castrillo.


Castrillo de los Polvazares
Castrillo de los Polvazares

Iglesia de Santa María Magdalena


Inconfundible por su doble campanario, este símbolo local está dedicado a la patrona del pueblo.





Porticones y escudos


En el paseo obligado por las calles de la localidad, merece la pena observar con detenimiento los portones de las viviendas. Muchos de ellos contienen el escudo familiar en un gran estado de conservación. Tampoco hay que perderse las callejuelas estrechas situadas entre las viviendas, a cada cual más bonita y especial.


La fuente


Aunque hoy en día es habitual encontrar fuentes en nuestros pueblos, en tiempos más remotos era un elemento imprescindible para los peregrinos que hacían el Camino de Santiago por Castilla y León.



Cocido maragato en Castrillo de los Polvazares
Cocido maragato en Castrillo de los Polvazares

En conclusión, Castrillo de los Polvazares es un destino fundamental, no solo para disfrutar de una gastronomía excelente, sino para recorrer sus calles y embriagarse de ese espíritu especial que guarda cada calle de la localidad leonesa.



Castrillo de los Polvazares
Castrillo de los Polvazares

Cómo llegar