• Rebeca Díez

El Cañón del Río Lobos, una auténtica maravilla de la naturaleza

Las provincias de Soria y Burgos comparten uno de los entornos más bellos de España: el Parque Natural Cañón del Río Lobos, una magnífica reserva natural con espectaculares paisajes esculpidos a lo largo del tiempo por las aguas del río Lobos. Este espacio natural protegido de Castilla y León abarca una superficie de más de 10.000 hectáreas, de las cuales aproximadamente un tercio corresponden al sudeste de la provincia de Burgos y dos tercios al noroeste de la provincia de Soria.


Ermita de San Bartolomé en el Cañón del Río Lobos.
Ermita de San Bartolomé en el Cañón del Río Lobos. Foto: EnPueblo.

El Parque Natural Cañón del Río Lobos es conocido sobre todo por sus rutas de senderismo y por su importante colonia de buitres leonados. Sin embargo, quizás la imagen más característica es la que conforma la Ermita de San Bartolomé en un paraje espectacular rodeada de una naturaleza majestuosa.


¿Cómo llegar al Cañón del Río Lobos?


El Cañón tiene tres puntos de acceso. Desde Hontoria del Pinar (Burgos) se accede a la parte alta del Parque; en el Puente de los Siete Ojos (en la carretera de San Leonardo a Santa María de las Hoyas) se accede a la mitad de su recorrido por el Parque; y por último, en las inmediaciones de Ucero (Soria) se accede a la parte baja del Cañón.


Desde este último, el Parque Natural Cañón del Río Lobos tiene tres zonas de aparcamiento habilitadas. La primera en la zona de Fuente Engómez, el siguiente en la zona de Cueva Fría y el último en Valdecea. Es conveniente consultar en la Casa del Parque ya que en determinadas fechas los vehículos no pueden continuar más allá de Cueva Fría.


Carteles indicativos.
Carteles indicativos. Foto: EnPueblo.

Precisamente en el Centro de visitantes de la Casa del Parque en Ucero encontrarás un completo centro de interpretación de la naturaleza y podrás conocer los paisajes y los ecosistemas del Parque. Para más información puedes contactar en el número de teléfono 975 363 564 y 975 363507.


El corto y bonito paseo a la Ermita de San Bartolomé

Aunque el Cañón del Río Lobos ofrece múltiples posibilidades de rutas de senderismo, existe una visita imprescindible que consiste en un paseo (sencillo y accesible) hasta la ermita de San Bartolomé. Desde Valdecea hay aproximadamente 1 kilómetro hasta la explanada de la ermita, que puede realizarse de dos maneras: siguiendo la Senda del Río, con alguna pequeña dificultad como cruzar el río por piedras pasaderas, y por el otro lado se puede continuar por la pista forestal.



La Ermita de San Bartolomé se encuentra situada sobre un meandro del río Lobos, con sus pozas llenas de nenúfares, ranas y libélulas, y bajo el abrigo de unos altos farallones de piedra anaranjada. La ermita, de estilo románico, data del siglo XII. Destaca por su colección de canecillos con enigmáticas figuras labradas en la piedra, y su notable rosetón con estrella de cinco puntas, hoy adoptado como logotipo del parque natural.


Ermita de San Bartolomé.
Ermita de San Bartolomé. Foto: EnPueblo.

La ermita es una construcción templaria del siglo XIII que, al parecer, fue originalmente la iglesia del convento templario de San Juan de Otero. Este enclave lleno de simbolismos, misticismo y coincidencias geográficas formaba parte de los mil caminos de Santiago. Según cuenta la leyenda, San Bartolomé saltó de su caballo y lanzó su espada desde lo alto de la montaña mientras gritaba: "Allá donde caiga mi espada, se hará mi morada". Y fue en este lugar donde se construyó la ermita que lleva su nombre. Cada año, el 24 de agosto, se convierte en el lugar más visitado del parque con motivo de la romería de San Bartolomé.


Cueva Grande y El Balconcillo


En las inmediaciones de la ermita podemos disfrutar de la Cueva Grande y El Balconcillo, siendo este último una formación rocosa esculpida por la acción de los elementos y que hoy ha dejado un gran ventanal de roca a modo de mirador natural. Por otra parte en la Cueva de San Bartolomé se han hallado pinturas rupestres en algunas oquedades de la roca.



Desde el interior de la cueva se pueden realizar unas magníficas fotografías de la ermita.


Ermita de San Bartolomé desde la Cueva Grande
Ermita de San Bartolomé desde la Cueva Grande. Foto: EnPueblo.

Miradores para disfrutar de un entorno privilegiado


Dentro del Parque natural del Cañón del Río Lobos hay cinco miradores oficiales. Cuatro de ellos los podremos visitar tranquilamente con el coche y son el mirador de Costalago, el mirador de la Lastrilla, el del Castillo y el de la Galiana, siendo este el más famoso de todos. Por último tenemos el mirador de las Gullurías al que se puede acceder a pie realizando la ruta que le da nombre saliendo desde la casa del parque en Ucero.


¿Cuándo visitar el Parque Natural Cañón del Río Lobos?


Cualquier momento del año es bueno para acercarse a disfrutar de este entorno, aunque la más popular quizás sea en otoño. No obstante es importante señalar que conviene evitar las fechas más señaladas (vacaciones de Semana Santa, Navidad, puente o festivos) ya que la zona de la ermita suele saturarse. Siempre es recomendable acudir a primera hora de la mañana, llevar un buen calzado, agua y protección solar.



Hay muchas formas de conocer el impresionante Cañón del Río Lobos de más de 24 km de longitud pero sin duda la mejor manera es adentrarse para descubrir todo lo que ofrece.. ¿Te animas a descubrirlo?