• Rebeca Díez

Viaje al corazón de nuestros pueblos: las plazas más emblemáticas de Castilla y León

Benditas sean las plazas de nuestros pueblos. Las hay grandes y también pequeñas, cuadradas y ovaladas, más nuevas y más antiguas, famosas y también desconocidas. ¡Pero todas y cada una de ellas con un encanto particular! Benditas sean las plazas de nuestros pueblos porque son lugares capaces de contar no solo la historia de cualquier municipio, sino también las vivencias de sus habitantes, sus costumbres y sus tradiciones. Alrededor de estas plazas fueron creciendo y desarrollándose las localidades y, en cierto modo, siguen teniendo las mismas funcionalidades además de atesorar los estilos arquitectónicos que han marcado cada época. También forman parte del conjunto patrimonial del municipio y suelen atesorar los monumentos más representativos.


Plaza Mayor de Ayllón.
Plaza Mayor de Ayllón (Segovia). Foto: EnPueblo.

En este artículo hemos recopilado algunas de las plazas con más encanto de Castilla y León, pero os animamos a compartir en comentarios vuestras favoritas.


Pedraza, Ayllón y Riaza: imprescindibles de la provincia de Segovia


Las tierras segovianas atesoran una gran cantidad de pueblos con un esplendoroso pasado que se palpa en la arquitectura de sus calles y monumentos que han permanecido, en muchos casos, inalterados hasta nuestros días. Eso se percibe en el cuidado y belleza de sus plazas, como en Riaza y Ayllón, dos localidades del noreste de la provincia que se caracterizan por el marcado colorido de sus construcciones.


Plaza Mayor de Riaza
Plaza Mayor de Riaza

Algo que se ve claramente en la Plaza Mayor de Riaza, un espacio precioso que, además, presenta una rareza: un coso en el centro rodeado de gradas y una barandilla de forja de hierro. Alrededor de ella, también se pueden observan dos de sus monumentos más representativos: el Ayuntamiento y la iglesia de Nuestra Señora del Manto. Panorámica muy parecida a la de Ayllón, donde, además de la casa consistorial, también se sitúa la iglesia románica de San Miguel y una simbólica fuente de cuatro caños que remata la escena.


A través de las calles empedradas de Pedraza, que te transportarán a la Edad Media, se llega a la Plaza Mayor porticada de la villa, un lugar único por su forma irregular y cargado de historia. Se creó para que las familias nobles de la villa disfrutaran, desde sus balcones, de los festejos taurinos celebrados desde 1550.



A día de hoy se conservar palacios y casonas datadas en los siglos XVI y XVII, presididas en su conjunto por imponentes fachadas y elegantes escudos de armas. En uno de estos palacios se alojó el Rey Carlos IV, durante una visita de tres días a la villa. La Iglesia de San Juan Bautista preside la Plaza Mayor y constituye el único templo que se conserva abierto al culto en la actualidad.


La Plaza Mayor de Morón de Almazán (Soria), un cuadro perfecto


La Plaza de Morón es, para numerosos historiadores del arte, una de las más hermosas Y es que cuando accedemos a ella nos recibe un perfecto conjunto monumental compuesto por el Edificio del Concejo de fines del medioevo, símbolo del poder civil. Un poco más hacia arriba el Palacio Renacentista, símbolo del poder señorial. Y en la cúspide el poder supremo de la época, el de Dios, representado por la iglesia parroquial y la espléndida y esbelta Torre Plateresca. También en esta plaza se ubica un Rollo gótico, trasladado allí durante la última remodelación de la plaza en el último tercio del siglo pasado.



La más grande y una de las primeras plazas mayores de España, en la provincia de Valladolid


La provincia de Valladolid puede presumir de tener la plaza mayor más grande de España. Se trata de la Plaza de la Hispanidad de Medina del Campo que, como decimos, destaca por su inmenso tamaño ya que tiene 14.000 metros de extensión; pero también por su belleza y su interés histórico.



La plaza se encuentra presidida por la Colegiata de San Antolín que destaca por su enorme torre. Esta iglesia, además, tiene como elemento definitorio el balcón de la Virgen del Pópulo, desde el que a menudo se celebraba la misa para los fieles congregados en el exterior, en lugar de tener lugar en el interior como es común.



Otro punto de gran interés es la casa consistorial de estilo renacentista, que da cuenta del poder fundamental del municipio en la jerarquía política medieval y moderna en España. Finalmente, la plaza mayor de Medina del Campo cuenta con vistas también al llamado Palacio Real Testamentario, en su día propiedad de la corona, y que recibe su nombre porque fue el lugar en el que la Reina Isabel firmó su testamento y murió.


Y de la plaza más grande de España a una de las primeras plazas mayores de España: la Plaza del Coso de Peñafiel. Las viviendas siguen conservando su aspecto medieval, con balcones arabescos de madera que se subastan durante los días de fiesta.


Dentro de la Plaza del Coso se encuentra el Aula de Arqueología en la que se ha intentado representar cómo era la vida cotidiana de la población vaccea de Pintia, y el Centro de Interpretación que recrea los actos más destacados para los peñafielenses.


La Plaza de la Villa de Arévalo (Ávila), reliquia medieval


La historia de Arévalo se percibe en su innumerable patrimonio, declarado conjunto histórico-artístico, con iglesias mudéjares repartidas por todo el casco viejo, restos de su antigua muralla, plazas medievales porticadas, casas solariegas y palacios.


Destaca con rotundidad la Plaza de la Villa, que sigue los estándares de las plazas castellanas con casas solariegas y estilo porticado. Está declarada Conjunto Histórico-Artístico y podría describirse como una de las plazas castellanas más hermosas de España, pues ningún edificio rompe el estilo medieval del conjunto.



En esta plaza encontramos la iglesia de Santa María la Mayor, del siglo XII y XIII, la más alta de la localidad y en su interior albergó la exposición de Las Edades del Hombre en el año 2013. Durante su restauración aparecieron restos policromados de un Pantocrátor que se cree proceden de la iglesia original. También se alzan al cielo las torres gemelas de la Iglesia de San Martín, que se remonta al siglo XIII. Albergó junto a la Iglesia de Santa María la exposición de las Edades del Hombre de 2013. Esta iglesia está declarada Monumento Nacional y es uno de los edificios más representativos de Arévalo junto con el Castillo.


Plaza Vieja de Saldaña (Palencia)

En esta pequeña localidad palentina, ubicada en la comarca de la Vega-Valdavia, el pasado medieval se hace presente en cada uno de sus bellos rincones. De hecho, el patrimonio histórico-arquitectónico de la villa la llevó en 1996 a ser declarada como Conjunto Histórico-Artístico.

La Plaza Vieja de Saldaña es una encantadora plaza medieval que remonta sus orígenes a los siglos X y XI, aunque el conjunto actual es en gran parte obra del XVI al XVIII. Tiene planta rectangular con entradas en las esquinas y con respecto a su arquitectura es de poste y carrera, con soportales de madera y algunos con columnas de piedra.


Plaza Mayor de Sepúlveda (Segovia)

En el casco urbano de la localidad llegaremos hasta la Plaza Mayor (rectangular y parcialmente porticada), donde destacan los restos del Castillo que marca el límite de las murallas de la villa. El trazado de la muralla se puede seguir en algunas zonas, como en el tramo llamado Trascastillo y en la zona de El Postiguillo. Podemos apreciar un conjunto de varios edificios de diferentes épocas superpuestos sobre los torreones del castillo original.



Es una edificación producto de tres épocas muy distintas: tres torreones pertenecientes a la muralla árabe del siglo X que formaba parte, al mismo tiempo, del castillo-palacio; por otro lado en los paños de la muralla se abren dos balconadas pertenecientes a la casa de los González de Sepúlveda; y ya en el siglo XVIII al castillo se le adosó una fachada barroca acompañada de una espadaña situada en el torreón central y formada por dos campanas. Una de las campanas de la espadaña del castillo es la zángana, sonaba a las diez de la noche para anunciar el toque de queda con el que cerraban las siete puertas de la villa. En la parte inferior de sus torreones se encuentra el Reloj de la Plaza. Esta es, junto a la panorámica desde el Mirador, una de las imágenes más representativas de Sepúlveda.


Plaza Mayor de Martín Muñoz de las Posadas (Segovia)

Toda la historia de este bello municipio segoviano se puede sentir en su magnífica plaza castellana porticada, desde donde se distinguen el edificio del Ayuntamiento, la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción y el palacio del Cardenal Espinosa.



La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción recoge variedad de estilos arquitectónicos, desde el estilo mudéjar hasta el renacentista como así reflejan sus tres puertas de acceso al templo. En su interior, la Capilla Mayor acoge la escultura del Cardenal, realizada por Pompeio Leoni, mientras que en la pared norte de la nave, recibiendo al visitante, está situada la obra realizada por El Greco. En un lateral de la Plaza Mayor se ubica el Palacio del Cardenal Espinosa, obra finalizada en el año 1572 y atribuida a Gaspar de Vega. Fue mandado construir por el rey Felipe II para el cardenal Diego de Espinosa por lo que en su fachada destaca en lugar privilegiado el escudo de armas reales de Felipe II, acompañándole en su parte inferior, a ambos lados, el escudo del Cardenal Espinosa.


Plaza Mayor de Ciudad Rodrigo (Salamanca)

Su Plaza Mayor, al igual que la de cualquier pueblo o ciudad, es el centro de la vida mirobrigense, ya que todo sucede a su alrededor. Antiguamente tenía aún más funciones: era el lugar de celebración del mercado, allí se reunían los escribanos y se situaba una de las iglesias principales de la ciudad, dedicada a San Juan, donde en un primer momento se reunía el Consistorio, aunque más tarde se trasladaron al Ayuntamiento, elegante edificio que hoy sigue presidiendo la Plaza.



La Plaza Mayor se completa con otros edificios interesantes, como el de la Antigua Audiencia Real o el Palacio del Primer Marqués de Cerralbo, del siglo XVI, con tres plantas, una decoración plateresca y columnas encastradas en sus esquinas. El edificio lo corona una elegante balaustrada.


Plaza Mayor y Plaza de la Catedral de El Burgo de Osma (Soria)

En esta localidad soriana podemos destacar dos plazas con gran encanto. Por un lado en la Plaza Mayor se encuentran dos de los monumentos más relevantes de esta villa: el antiguo Hospital de San Agustín y el Ayuntamiento. El antiguo Hospital de San Agustín fue construido a costa del obispo Sebastián de Arévalo y Torres, tras unas obras que comenzaron en 1694 y concluyeron en 1701. El Hospital sigue el modelo de palacio Casa de Austria, de tipo alcázar con fachada rectangular flanqueada por dos torres achapiteladas. Actualmente es la sede de la Oficina de Turismo (antigua capilla del hospital) y del Centro Cultural de la Villa.



Mientras que en la plaza de la Catedral se encuentra la joya de la corona de esta villa. La Catedral del Burgo de Osma imparte una auténtica lección de Historia del arte por las numerosas modificaciones que ha ido experimentando desde su construcción. Y es que todos los estilos artísticos, del románico al barroco del siglo XVIII, han dejado su huella en este impresionante edificio.


Plaza Mayor de Astorga (León)

La Plaza Mayor, porticada y de planta cuadrangular, está asentada sobre parte del antiguo foro romano de Asturica, por lo que lleva siendo plaza pública desde más de 2.000 años en Astorga. El Ayuntamiento con su elegante fachada barroca preside la plaza y le confiere un valor añadido por la singularidad de su arquitectura de finales del siglo XVII.