La España rural no está vacía...
porque en Castilla y León guarda maravillas